Los toros de San Fermín en Madrid: Jandilla refrenda su gran momento

Extraordinaria temporada de la vacada extremeña que lidiará en Pamplona el 11 de julio, analizamos las ganaderías que estarán en la Feria del Toro y lidiaron en la pasada feria de San Isidro

Un momento de la corrida de Jandilla el pasado 11 de julio de 2016 en Pamplona.  MAITE H.MATEO
Un momento de la corrida de Jandilla el pasado 11 de julio de 2016 en Pamplona. MAITE H.MATEO

Una de las corridas más completas que se lidió en la recientemente terminada isidrada fue la de Jandilla. La divisa de Borja Domecq sumó un nuevo éxito esta temporada dejando claro el buen momento por el que atraviesa. Encierro bien presentado y de buen juego en líneas generales en todos los tercios, destacó sobremanera el segundo en orden de lidia: Hebrea, número 94, nacido en febrero de 2012 y de 527 kilos de peso.

Un toro extraordinario que fue premiado con la vuelta al ruedo y finalizada la feria se ha llevado varios galardones con todo merecimiento. Hebrea aunó un equilibrio perfecto entre casta, bravura y nobleza en esa labor de alquimista en la cría del toro de lidia que tiene cada ganadero.

En el resto del conjunto no podemos olvidar la calidad a menos del cuarto y la del primero al que faltó mayor empuje, la embestida enclasada del tercero y el comportamiento encastado del complicado sexto. Corrida de nota alta con el único punto negro del pañuelo verde que vio uno de los toros, y que por consiguiente, fue devuelto a los corrales.

Otro hierro que llegará a Pamplona con mucho interés por ver su juego es el de Núñez del Cuvillo, que lidió en Madrid dos encierros, una dentro del ciclo isidril y otro fuera de abono en el festejo denominado de la Cultura. En feria lidió una corrida desigualmente presentada, alguno en el límite de la exigencia de Madrid, además pecaron de falta de fuerza varios de sus ejemplares.

El conjunto pasó de puntillas en los primeros tercios para llegar a la muleta con distinta condición y movilidad que mantuvieron el interés del respetable. Destacaron por su juego los lidiados en segundo y quinto lugar, dos toros encastados y exigentes con mucho que torear. El primero, que tuvo mejor final que principio, fue noble pero sin mucho poder. El tercero se movió sin transmisión y el cuarto se movió justo de motor. El infortunio llegó con el sexto que se lesionó durante la lidia.

En la corrida de la cultura comentada anteriormente lidió un encierro desigual de presentación pero correctos. Destacó el enclasado tercero de largo recorrido en la muleta, un gran toro junto con el encastado que hizo segundo. Primero y quinto tuvieron nobleza pero les faltó romper, mientras que los otros dos apuntaron menor condición. El conjunto deja interés por ver su juego el próximo 13 de julio en la Feria del Toro.

Otra ganadería que hizo doblete en Madrid fue la de Victoriano del Río, en feria y en la corrida más importante del calendario taurino: la Beneficencia. Encierros bien presentados en ambos casos destacando el segundo de bonita lámina aunque de peor juego.

En la corrida de San Isidro destacó el que hizo quinto en orden de lidia por su buena condición, al igual que el segundo por su nobleza y repetición en la muleta. Buen juego también el cuarto y manejable el primero. El manso tercero y el deslucido sexto fueron los de peor condición. El conjunto deja una visión de fondo de mansedumbre en muchos casos para llegar a la muleta con movilidad y dando juego.

Peor rodaron las cosas en el festejo extraordinario de Beneficencia donde las altas temperaturas pudieron condicionar el comportamiento de los toros. Rondar los 40 grados no es el mejor de los escenarios para la lidia. Encierro noblote, sin fondo y que apenas dio opciones de lucimiento por su deslucido juego. Además, uno de ellos fue devuelto a los corrales.

Fuente Ymbro lidió en Madrid una corrida mansa y descastada que salvó Hortelano, cuarto en orden de lidia. Toro de buen juego junto con el tercero que también tuvo mucha calidad pero estuvo muy justo de fuerzas y duró un suspiro. El resto del encierro, ruina. Deslucidos los dos primeros y complicados los que cerraron festejo.

Una de las mayores decepciones del ciclo madrileño en el apartado ganadero fue precisamente la ganadería debutante este año en Pamplona, Puerto de San Lorenzo. Corrida justa de presencia, tan noble como deslucida y falta de raza que vio como dos de sus ejemplares fueron devueltos a los corrales. En Pamplona será otra historia, al tiempo.

Como también será otra historia en la Feria del Toro la corrida de Miura que cerró la isidrada. Encierro desigual de presentación con varios ejemplares impropios para la primera plaza del mundo. Blandos, deslucidos y desrazados en su conjunto. Por si fuera poco, dos de ellos fueron devueltos. Una ruina en toda regla.

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.