¡Al Ataque!

El borrador del nuevo reglamento navarro es toda una declaración de intenciones del impulso en contra de la Tauromaquia de la izquierda radical

Los tendidos de la plaza durante la corrida de la Feria de San Fermín con toros de Victoriano del Río Cortés. IÑIGO ALZUGARAY
Los tendidos de la plaza durante la corrida de la Feria de San Fermín con toros de Victoriano del Río Cortés. IÑIGO ALZUGARAY

Una cosa es cierta, es un borrador, veremos finalmente el resultado final que se lleva a la práctica. Por de pronto, la propuesta del Gobierno de Navarra, en cuanto a propuesta de un nuevo reglamento que regule la actividad taurina en la Comunidad Foral es un despropósito de más a más en cada punto que se aborda en el documento. Sin prohibir la tauromaquia deja una muy complicada puesta en práctica en muchos contextos y escenarios.

Planteamientos y propuestas tan vacías de contenido como ajenas a la realidad que producen vergüenza ajena a cualquier persona que conozca mínimamente el entramado taurino vigente hoy en día para el desarrollo del espectáculo. Puede pensarse que el documento parte con la premisa de buscar una mejora, como puede pensarse que la ciudadanía es ingenua por naturaleza.

La situación es sencilla. La Ley 18/2013 que determina la fiesta de los toros como Patrimonio Cultural Inmaterial de España desde su aprobación en el Congreso de los Diputados el 12 de noviembre de 2013 establece como las administraciones públicas tienen el deber de protegerla para cumplir con la Constitución Española, como indica claramente el artículo 3 de la citada Ley: “Deber de protección. En su condición de patrimonio cultural, los poderes públicos garantizarán la conservación de la Tauromaquia y promoverán su enriquecimiento, de acuerdo con lo previsto en el artículo 46 de la Constitución”.

Sabedores que no pueden prohibir la tauromaquia, buscan su fin poniendo un marco formal y administrativo que imposibilite su puesta en práctica en la mayoría de los escenarios, sobre todo en zonas rurales donde se encuentra el germen de todo. De lo contrario, si el borrador tuviera el fin que se presupone, de inicio hubieran tenido en cuenta y consideración a los sectores a quienes se deja ahora todo en su mano.

Pero no, no hay nada al azar. Está todo muy medido y estudiado bajo el amparo de los reinos de taifas que a día de hoy es España no solo en materia taurina. En ese afán de protagonismo y autonomía mal entendido que está convirtiendo a nuestra querida piel de toro en un desbarajuste que no hay por dónde cogerlo. Según cada comunidad valen unas cosas u otras, pagas más o pagas menos, y así una lista infinita del absurdo que padece el ciudadano de a pie.

Y el mayor de los absurdos es que a día de hoy, no solo en materia taurina, no exista un reglamento único para todo el territorio nacional. Lo hubo en su día, hasta que comenzó en España la moda de los reinos de taifas y si no tienes tu reglamento particular parece que eres menos. Toda una sin razón que alcanza su “cum laude” con este borrador que pretende regular la tauromaquia en la comunidad foral.

Es el momento de impulsar un reglamento taurino unificado para todo el territorio nacional que frene ataques como el que ahora se está haciendo desde el Gobierno de Navarra. No debemos caer en la ingenuidad de buenos propósitos de quienes con su práctica diaria han dejado clara su postura en relación a la tauromaquia.

Si de verdad velan por el futuro de nuestra cultura, que paren el borrador de reglamento autonómico e impulsen a nivel nacional una propuesta de reglamentación unificada. Ese es el sentir ahora mismo tanto de profesionales y aficionados. Ese y la perspectiva de promocionar y facilitar la cultura taurina en el marco de un borrador que tiene mucho de toro pregonao se mire por donde se mire.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.