Campanada de Osasuna en el mejor escenario

Cuando el Rayo quemó naves, Osasuna respondió avanzando líneas en lugar de aguantar el resultado. Así llegó a la goleada en vez de repetir la consabida remontada.

Partido de la Liga 123 entre Rayo Vallecano y Osasuna en el estadio de Vallecas FOTO LFP (26)
Partido de la Liga 123 entre Rayo Vallecano y Osasuna en el estadio de Vallecas FOTO LFP (26)

Cuando un equipo gana por 0-3 hay que felicitarle. Por encima de cualquier otra consideración, tipo de si resultado abultado o excesivo castigo, toca felicitar al ganador. Si éste se llama Osasuna, a celebrarlo por todo lo alto. Además, la primera victoria de la temporada llega en Vallecas, uno de los campo de referencia de la categoría. No se puede pedir más. Poco importa ahora que el Cádiz sume el doble de puntos. Alegría inmensa en un momento anímicamente delicado.

Queda mucha temporada, toda, pero las dudas dejadas por los partidos anteriores cargaban lo suyo, pese a tratarse de un proyecto a valorar dentro de nueve meses. La goleada al Rayo regala tranquilidad a plazo corto, y optimismo a largo.

Los primeros tres puntos sumados de golpe dejan una consideración clara. Una vez que Osasuna tomó ventaja en una jugada fortuita, el cabezazo de Aridane en un córner, es preciso destacar que David Martínez no se amilanó. El nuevo técnico osasunista se dedicó a contener y aguantar, pero una vez visto que nada consiguió al contragolpe, no pecó de rácano en el momento decisivo, sino que sorprendió con arreglo a anteriores envites, donde siempre fue remontado.

No se arredró, y cuando más apretaba el Rayo sacó Xisco por Lucas Torró. Dio un paso adelante cuando los vallecanos ya había quemado naves y ampliado el número de atacantes a costa de mermar el de defensores.

De hecho, el técnico de Osasuna, ya había dado un paso previo hacia la puerta contraria cuando dio entrada en la segunda mitad a Sebas Coris, que a pesar de  dar la impresión de tener la cabeza en la luna deja detalles interesantes, aunque salpicados a cuentagotas, y sobre todo a Fran Mérida, quien transformó el rocoso doble pivote del inicio, el de Arzura y Torró, por otro más desenvuelto.

La jugada le salió bien, especialmente al culminarle con la entrada de Xisco, un hombre que ha demostrado más ganas e implicación que varios de sus compañeros juntos, encontrando el premio precisamente en Vallecas.

Porque de la Copa no extrajo Diego Martínez la conclusión de un mayor protagonismo de Xisco y su decisivo empuje, sino que para visitar al Rayo prefirió seguir con su once acostumbrado, introduciendo dos novedades en él. Dio entrada a un centro del campo más contundente con el mencionado doble pivote Torró-Arzura, de corte más defensivo, algo que compensó con la velocidad, desborde y verticalidad de argentino Mateo García.

La apuesta le salió bien gracias al afortunado gol de Aridane. Los rojillos no habían destacado por nada hasta entonces, y supieron contener después el control de balón vallecano aunque haciendo lo mismo, es decir, trabajando en defensa y poco más. Sin embargo, cuando el Rayo se estiró, Osasuna supo estirarse para contrarrestarle con la medida adecuada.

Poco más que los tres puntos, que ya son una enormidad, dejó el partido. El técnico deberá seguir mareando la perdiz y trabajando más posibilidades. Entre tanto, dos apuntes. Primero, el de la cantera, representada en Vallecas solo por los veteranísimos Oier y Roberto Torres, de los que solamente acabó uno sobre el campo, y ninguno más. Por supuesto que, por encima de todo, a Osasuna le quieren ver ganar sus seguidores, pero esto no era lo prometido.

Evidentemente, el club navarro dista mucho hoy de ser un equipo de cantera, algo que tampoco reunirá muchas críticas si los demás objetivos se cumplen, pero que de entrada no deja de suponer una grave descapitalización del club.

En segundo lugar, decíamos que la victoria regalará tranquilidad. En otra ocasión recordaremos por qué las elecciones se celebrarán en este trimestre en lugar de cuando debían. La propuesta de fechas fue aceptada por el equipo directivo manejado por Fran Canal con las cartas marcadas.

Resultados y eventos varios deberían conducir en las urnas al desenlace previsto. El ‘factotum’ dejó esto claro en todos los estamentos del club, incluido el deportivo, algo que crea buenas dosis de ansiedad en cualquiera de los afectados. Por eso, el pase copero, aunque llegara por la gatera, y la primera victoria liguera deberán regalar tranquilidad a todas partes afectadas, incluida la afición, a la que tampoco le han informado de qué va todo esto y se acerca a El Sadar con ganas de identificarse con su equipo.

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.