Tolerancia cero a la violencia machista

Un nuevo episodio de violencia machista ocurrido en Burlada ha sacudido estos días de nuevo a la sociedad.

Concentración a las puertas del departamento de Asuntos Sociales como condena a la muerte violenta de Blanca E. Marqués. IÑIGO ALZUGARAY
Concentración a las puertas del departamento de Asuntos Sociales como condena a la muerte violenta de Blanca E. Marqués. IÑIGO ALZUGARAY

El asesino confeso que estranguló a su mujer se entregó a la policía el pasado lunes y el cuerpo de la víctima ya ha sido encontrado en el río al que la arrojó.

Parece mentira que a estas alturas sigamos presenciando día sí, día también, muertes de mujeres a manos de sus parejas. Toda esta sucesión de crímenes interminables debería avergonzarnos no solo como sociedad democrática sino como simple comunidad de seres humanos.

¿Saben que lo primero que hizo el asesino tras arrojar el cuerpo al río fue ir a ver el partido Granada-Osasuna con sus amigos? ¿Saben que la noche siguiente la pasó con su ex-mujer y su hija tras confesarles el crimen? No fue hasta la mañana del lunes cuando acudió a dependencias policiales. Espero que este tipejo no vea la luz del sol en mucho tiempo. 

Pero es hora de tomarnos todos, especialmente el gobierno y las instituciones, muy en serio el problema de la violencia machista y todas las circunstancias que la rodean. El asesinato o la paliza no es nunca un hecho aislado o puntual, sino la culminación de un llamémosle "proceso" de pérdida paulatina de libertades de la mujer, cuya autonomía se ve poco a poco anulada. De manera lenta y aparentemente inofensiva para algunos, puede comenzar de distintas formas, con pequeños tics autoritarios, insultos, etc.

Por eso es crucial la educación y la concienciación social para que haya tolerancia cero hacia todo este tipo de comportamientos.  Tenemos que conseguir que el machismo, por muy "ligth" que sea, no tenga cabida en la sociedad.

A cuento de esto quiero poner de relieve un hecho que tuvo lugar hace algo más de una semana. El Parlamento ruso aprobó una propuesta para que la violencia de género deje de juzgarse por el código penal y se considere sólo un "delito civil", que se pagaría con una multa de 500 euros, un arresto de 10 o 15 días o hasta 120 horas de trabajo social. De esta manera, los maridos que peguen a sus mujeres sólo irán a prisión si lo hacen "más de una vez al año". La diputada Elena Mizulina, quien presentó la controvertida ley, no quiere que haya "personas encarceladas durante dos años y etiquetadas como criminales simplemente por dar una torta".

Tras las leyes homófobas aprobadas por el parlamento ruso, que legitiman de alguna manera el acoso a personas homosexuales, llega esta vergonzosa ley que rebaja y quita importancia a la violencia física sobre la mujer. ¿Una vez al año no hace daño? Es repugnante. Queda, pues, mucho camino por recorrer.

Quisiera aprovechar estas líneas para transmitir a los familiares y amigos de la víctima todo mi apoyo y solidaridad en estos duros momentos. Descansa en paz Blanca Esther

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.