Opinión / Políticamente incorrecto

El daño que ETA causó a conciencia

Por Jorge Valencia 10 Enero, 2018 - 9:44

Los etarras vuelven a asomar la cabecita reclamando la colaboración de los demócratas para blanquear su negra historia.

Homenaje a las víctimas del terrorismo en el día y lugar del asesinato del general Juan Atarés. PABLO LASAOSA 015
Homenaje a las víctimas del terrorismo en el día y lugar del asesinato del general Juan Atarés. PABLO LASAOSA 015

El último comunicado de ETA exige excarcelaciones de sus presos a cambio de que la banda terrorista “reconozca el daño causado”. Las proclamas que emiten los etarras y que la mayoría de los medios de comunicación reproducen sin apenas cuestionar, incluyen una peligrosa dosis de líquido amniótico para la ciudadanía.

¿Qué es eso de reconocer el daño causado? ¿Para qué ha asesinado ETA a más de 800 personas durante décadas si no es para causar daño a los ciudadanos? ETA ha pretendido imponer su proyecto totalitario a toda la sociedad y para ello ha intentado someter a los ciudadanos, es decir, aterrorizarlos. Y para aterrorizar hay que causar daño intencionadamente. Porque si matar, extorsionar y perseguir a sus víctimas causara en éstas alegría y regocijo, la cosa no funcionaría.

La letanía del reconocimiento del daño causado induce implícitamente a formar el falso relato que interesa a ETA. Esto es, que los terroristas fueron gudaris que lucharon por la libertad de su pueblo y que para ello tuvieron que asumir involuntariamente algunos “daños colaterales” que ahora reconocen.

No, no necesitamos que ETA  re-conozca el daño causado porque ya lo conoce de sobra. También lo conoce la ciudadanía (aunque a veces lo olvide) y especialmente las víctimas que lo recuerdan y sufren cada día que pasa sin su ser querido. Lo que necesitamos es que se arrepientan por causarlo, que renuncien a su proyecto totalitario y acepten la sociedad plural y democrática. Y eso no se escribe en un papel, se demuestra con hechos.

Pero ocurre exactamente lo contrario. El comunicado de la banda no es más que uno más de los infinitos intentos que los terroristas hacen para conseguir impunidad política y penal. Ellos y sus voceros justifican sus crímenes y equiparan víctimas con verdugos para diluir responsabilidades y que por tanto no haya culpables, pues todos tenemos nuestra parte de culpa.

Sin ir más lejos, la asociación de víctimas del terrorismo del País Vasco (COVITE), publicó hace unos días un preocupante informe. Solo durante el año 2017 han documentado 77 actos de enaltecimiento del terrorismo en País Vasco y Navarra. La mayoría de ellos (43) fueron recibimientos a presos excarcelados, y no precisamente para pedir su arrepentimiento, sino para homenajearlos como héroes por lo que hicieron.

Por ello es vital que los ciudadanos, medios de comunicación, partidos políticos y otras instituciones aportemos uno a uno nuestro granito de arena para impedir que la banda terrorista se salga con la suya. Después de tantos años de dolor causado por ETA a conciencia y habiendo conseguido derrotarlos “militarmente” no tendríamos perdón si les regalamos una victoria política e impunidad para su proyecto totalitario. No solo por justicia y decencia, sino sencillamente para que no se repita la historia. 

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El daño que ETA causó a conciencia