¿Cambio o recambio?

Vaya por delante mi pesar por los malos resultados que hemos obtenido en UPYD el pasado domingo. Partíamos de una mala posición y no hemos podido vencer el ninguneo mediático ni las encuestas, esas que en España se utilizan para crear opinión en lugar de reflejar la realidad. Nuestro mayor hándicap ha sido el llamado “voto útil”, sin duda.

Hace ya 8 años hablábamos de cosas como la despolitización de la justicia, la reforma de la ley electoral,  la devolución de competencias como Educación y Sanidad al Estado o la necesaria regeneración democrática. Dijimos que era imprescindible una reforma constitucional que se orientara a garantizar la igualdad entre españoles y no a contentar a los nacionalistas con más privilegios.

Como la política son básicamente hechos, y no solo palabras, dijimos que utilizaríamos nuestro peso en las instituciones para condicionar la política y tratar de conseguir que se pusieran en marcha todas estas reformas, a nuestro juicio imprescindibles para España. Por eso cuando el voto de nuestros cargos públicos ha sido necesario para formar gobiernos, hemos puesto la necesidad de hacer estas reformas por delante de nuestros intereses a corto plazo. Hemos tenido sentido de Estado.

Siempre que otros partidos han necesitado el voto de UPYD para gobernar, les hemos puesto a todos por igual un documento sobre la mesa con nuestras reivindicaciones. “El partido que se comprometa a llevar a cabo estas propuestas, tendrá nuestro voto”, dijimos  públicamente. Y así fue: Apoyamos al PP de Alcalá de Henares y al PSOE en el gobierno autonómico de Asturias, por ejemplo, porque se  comprometieron con nuestras propuestas. De la misma forma dejamos más delante de apoyar a ambos porque incumplieron sus compromisos.

Ciudadanos es  hoy un partido clave en España para la formación de gobiernos tras las últimas elecciones generales del 20-D.  ¿Saben cuál fue el último mensaje que lanzó Rivera antes de las elecciones?. “Si no gano las elecciones, Ciudadanos se abstendrá para dejar gobernar a la lista más votada”. ¿Y ya está?, me pregunté. ¿No piensa condicionar su apoyo a que se hagan todas las reformas que España necesita? Pues parece ser que no. Albert Rivera ha propuesto a PP y PSOE  “un pacto por España” que no es sino  un cheque en blanco al bipartidismo para que todo siga igual. 

Quizá ahora se expliquen por qué ciertos poderes económicos y mediáticos han patrocinado a Ciudadanos y han cargado contra UPYD. En UPYD vamos en serio y lo saben, mientras que Ciudadanos va a mantener a flote el bipartidismo sin exigirle cambios imprescindibles para el buen funcionamiento de la democracia. Mientras unos optamos por las ideas y los principios frente al poder, otros eligen el poder aparcando los principios.

Con esta reflexión no vengo a decir que no tengan legitimidad para hacerlo, tienen todo el derecho del mundo. Pero amigos, no nos vendan cambio por recambio.  Ahora nos hemos dado un período de reflexión y descanso durante las fiestas navideñas, pero ya os adelanto que sigo en UPYD y con ganas de seguir luchando para ofrecer a los españoles una alternativa nacional, progresista y regeneradora de verdad. 

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.