La aventura junto a Rosa Díez

Tengo a mi lado, mientras escribo este artículo, el último libro de Rosa Díez. La portada de "Los aventureros cuerdos. Ocho años de rebelión magenta" muestra una foto de familia de los fundadores y amigos de UPYD.  

Me parece importante resaltar el nombre de todos ellos, como merecido y obligado reconocimiento a quienes decidieron hace ocho años fundar un partido nacional y progresista sin pedir permiso a nadie en un "chino" de San Sebastián, inmortalizando el momento en dicha foto. Rosa Díez aparece acompañada por Fernando Savater, Carlos Martínez Gorriarán, Juan Luis Fabo, Maite Pagazaurtundua y Arantza Aranzabal.

Este grupo de amigos y compañeros del movimiento cívico "Basta Ya" que había conseguido años antes movilizar con gran éxito a la sociedad vasca contra el terrorismo de ETA y el nacionalismo obligatorio, pero también a favor de la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía, creyó que había que pasar de la calle al Parlamento y levantó la bandera de la igualdad, la libertad y la regeneración democrática. Muchos ciudadanos anónimos de toda España nos fuimos poniendo detrás de esa bandera,  unos antes y otros más tarde, pero todos con la misma ilusión, el mismo altruismo y el mismo compromiso que caracteriza a cualquier aventurero cuerdo que se precie.

Como ella misma ha explicado en varias entrevistas, Rosa ha escrito este libro para saldar una deuda con toda la familia magenta, afiliados y simpatizantes que han hecho posible que este partido haya cambiado la política en España. Y para contar la verdad, la historia de este país desde la perspectiva y a través de UPYD. Devoré el libro en poco tiempo y ahora soy yo el que se siente en deuda con ella. Por eso escribo este artículo, a modo de agradecimiento público a una política de raza, con la que uno podrá o no estar de acuerdo pero a la que nadie le puede negar su persistencia, coherencia, valentía y honradez.  Nadie podrá decirle nunca: "Me has engañado".

En el libro Rosa Díez cuenta como ya antes de fundar el partido les aconsejaron desde todos los ámbitos no hacerlo. Incluso Rajoy intentó comprarla ofreciéndole lo que quisiera a cambio de no registrar a UPYD como partido político.  A pesar de ello decidieron fundar UPYD y desde entonces hemos sufrido el silencio mediático más absoluto por cometer semejante osadía: Defender la igualdad, la libertad, la regeneración democrática y la lucha contra la corrupción sin hacer un solo cálculo electoral, sin engañar a la gente, cumpliendo nuestra palabra y defendiendo lo mismo en todos los rincones de España.

Rosa Díez ha demostrado que se puede hacer política de otra manera desde dentro del sistema y sin acabar con él.  Ha puesto de manifiesto que la regeneración democrática existe y no es un simple cambio de caras o un bonito discurso y que además puede hacerse desde las instituciones políticas y no cargando contra ellas. Un peligro para el stablishment, que juega a fomentar el populismo  o a manejar a los que se dicen nuevos, pero que no puede controlar a un partido institucional, libre e insobornable.

Nunca hemos tenido un solo caso de corrupción, nunca hemos incumplido nuestra palabra ni nuestro programa electoral, hemos hecho lo que dijimos que haríamos y hemos defendido la regeneración democrática con hechos y propuestas en el Congreso de los Diputados.  

Nuestro comportamiento político ha sido ejemplar por lo que nunca han podido atacarnos por ahí. Solo quedaba  atacar  a la persona y decidieron ir a por ella con la campaña de acoso y difamación más vergonzosa que se ha conocido.

Las presiones para que nos fusionáramos con Ciudadanos, un partido supuestamente igual al nuestro, no cesaron y se intensificaron con los acontecimientos políticos, siempre con el único fin de acabar con esa libertad y autonomía de nuestro partido. Más tarde lo intentaron también sin éxito desde dentro quienes se vendieron por mantener su cálido y confortable escaño.

El bipartidismo siempre ha pasteleado con el nacionalismo en Cataluña y en el País Vasco a cambio de garantizarse su apoyo para completar mayoría en el Congreso de los Diputados. Rosa Díez cuenta en el libro cómo cuando CIU se fue al monte y dejó de ser esa pieza clave para el mercadeo con PP y PSOE, necesitaron a otro partido que tuviera presencia en Cataluña. Y como comprenderéis, ese partido no iba a ser UPYD, un partido insobornable que nació para defender la igualdad entre españoles por encima de cualquier interés partidista. También Podemos, fomentado en las televisiones privadas con el beneplácito del Gobierno del Partido Popular con el fin de desgastar al PSOE, se les fue de las manos. Y necesitaban, como dijo el presidente del Banco Sabadell "un Podemos de derechas". Tampoco ese partido iba a ser UPYD, un partido transversal que se ha gastado 265.000 € en querellas contra la corrupción llegando a sentar a Rato en el banquillo de los acusados.

Todo esto y mucho más desvela en su último libro Rosa Díez, a quien quiero agradecer públicamente su honradez, persistencia y coherencia. Quiero darle las gracias una vez más por haber defendido siempre nuestras ideas y nuestro proyecto político por encima de cualquier interés personal o partidista, por demostrar que existe otra forma de hacer política que es la de la defensa de los principios sin cálculos electorales, la que yo también defiendo.

Gracias Rosa,  por no claudicar nunca. Recorrer junto a ti y otros compañeros cuerdos esta aventura tan beneficiosa y necesaria para España es una de las mejores cosas que he hecho en mi vida y de la que estoy seguro, nunca me arrepentiré.

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.