'Huracán'

De por qué algunos nombres debieran estar prohibidos para correr en el encierro.

Tercer encierro de los toros de Puerto de San Lorenzo en Estafeta. REUTERS
Tercer encierro de los toros de Puerto de San Lorenzo en Estafeta. REUTERS

Pamplona Police Station. Madrugada. Noche Cerrada. Interior de Comisaria. El subinspector Peláez, 50 años de hoja de servicios impoluta, toma declaración al testigo.

- Y me dice que corría como una bala.
- Desde la Cuesta de Santo Domingo.
- ¿Y eso?
- Bueno todo empezó la noche anterior que salimos de Jarana y justo cuando tenía a tiro la vaca Cordera nos encerraron a traición en un rincón de las antiguas murallas. Un sitio así lleno de arena y tal. Muy chungo. Con unos viejunos cabestros que no hacían mas que comerte la oreja..
- Siga y siga
- Pues eso. Toda la noche. Aguantando a los viejunos mientras yo estaba más caliente que el pico de una plancha. Cordera para arriba. Cordera para abajo. Yo creo que fue flechazo, amor a primera vista y, entiéndame, allí encerrado, como que no, con unas ganas de juerga como las de mi prima la del Pueblo. Total que a las ocho en punto oigo Chisspúm y la puerta que se abre y paso de los pesaos de cabestros esos sin sangre de "ir con cuidado hijos míos y tal y eso" y "que sí que sí pero que no que no" y me pongo a la cabeza y venga correr y encima con gente alrededor!! Otros pesaos que sin con un trozo de periódico en la mano que si "eh, toro, eh" y ahí me asusté
- ¿Se asustó?
- ¡Claro! ¿Toro? ¿Dónde, dónde? Y yo venga de correr pero eso sí. Todo el rato noble y tal que no paré ni a tomarme unos pinchos ni unas gambas Estafeta arriba y por ahí escuchaba "bonitas carreras cómo disfrutan los corredores" y yo, como soy de fuera, que no me enteraba de nada. Que yo lo que quería era estar con Cordera y tal porque aquí yo veía que había plan pero vamooos. En resumen que llego a una especie de Curva, junto a una tienda de Telefónica, y ya me dije ufff que no puedo más y que veo que se me caen las manos y que me caigo y a partir de ahí como que ya me dejé ir..
- Ya vale, ¿pero su nombre era..?
- Huracán. Señor Comisario
- Acabáramos. Al calabozo y fuera con él!!!
- Pero si no he hecho nada!!-
- ¿Cómo que no? Has venido a provocar. ¡¡¡Huracán!!! Qué será lo próximo ¡Ciclón!, ¡Nasio pa'correr!! o  ¡Corre corre que te pillo! Nada multazo y vuelta al ruedo.
Otro caso brillantemente resuelto por el subinpector Peláez. Mientras, la ciudad "duerme" tranquila ajena al peligro que ha vuelto a correr y de la que le ha salvado este abnegado servidor público.

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.