Actualidad

El juego del líder

Se nos ha olvidado demasiado pronto la etapa 94-00. 

Hace ya quince años del último ascenso a Primera pero antes de eso Osasuna jugó durante seis temporadas en Segunda División, quedándose fuera de la creación de la Liga de las Estrellas y del reparto de los primeros miles de millones de pesetas que dieron las televisiones a los clubes de Primera. Aquella etapa en Segunda nos deparó encuentros feísimos de fútbol, en los que ocho tipos defendían y un par tenían la calidad suficiente como para marcar algún gol y terminar 1-0. Cada equipo hacía más de veinte faltas por partido, saliendo una media de una falta cada dos minutos de juego. Un año el equipo rozó el descenso a Segunda B, y otros cuatro su temporada fue anodina. Sólo el curso del ascenso el aficionado disfrutó de buenos resultados en la segunda parte de la liga y se acostumbró a las victorias. Pero ni aún así hubo buen juego.

Así que cuando Enrique Martín dice “así es la segunda” no está justificando los partidos sin brillo de su equipo. Está contando la realidad. ¿De verdad tiene el aficionado muchas razones para quejarse del juego del equipo líder? ¿No será mejor disfrutar del momento y apreciar el buen hacer defensivo del grupo en lugar de criticar los pasos hacia atrás que se dan cuando se va ganando? ¿Se nos está olvidando que Osasuna tiene dieciocho fichas profesionales por sanción federativa y que sólo pueden jugar a la vez (y jugándosela de paso a una alineación indebida) cuatro con ficha de aficionado?

Recordemos. Hagamos memoria de la anterior etapa en Segunda. Y de los primeros años en Primera. Y de la temporada pasada. Y de Sabadell.

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.