¿Y si vendieran queso del Roncal falso en el top manta?

¿Nos podríamos imaginar el Paseo Sarasate lleno de puestos del top manta con quesos del Roncal?

¿Nos podríamos imaginar el Paseo Sarasate lleno de puestos del top manta con quesos del Roncal, pacharán navarro, embutidos locales, incluso Volkswagen Polo a precios baratos y todos falsos? El resto de protagonistas de la escena como siempre: inmigrantes ilegales, personas mirando y regateando, policías de lejos…

Basta con hablar con un senegalés que te venda cualquier baratija para sentir simpatía por él. Si te cuentan su vida te das cuenta de que el vendedor es una víctima, por lo que inmediatamente la compra del producto se “justifica”, aunque sepas que es ilegal. Incluso observas con comprensión sus maniobras para huir de la policía y a los 5 minutos estar otra vez instalados en su sitio.  ¿Cambiaría esto si vendieran productos locales?

En Pamplona el fenómeno top manta no es tan llamativo como en la costa, salvo en Sanfermines y este año ha sido realmente exagerado. El Paseo Sarasate y Carlos III parecían verdaderos mercados asiáticos (los productos son casi todos fabricados en China) donde podías comprar desde baratijas festivas a falsificaciones de todo tipo. Todavía no se ha llegado a la venta del Queso del Roncal, pero en algunos países ya podríamos encontrar incluso medicamentos falsos. El escenario que trae el desarrollo de este fenómeno no es positivo ni mucho menos.

Hay un factor sicológico en querer lucir marcas que no puedes permitirte, supongo que no es malo ni es bueno, pero si es interesante analizar las consecuencias de estas compras.

Existe el concepto erróneo de que el gran perjudicado por la venta de un bolso de marca de lujo o un polo con lagarto, son las marcas, pero esto no es correcto.

Quien compra un bolso que en la tienda valdría 500 euros por 50 euros, es un consumidor que nunca se va a gastar 500 euros por el artículo. Es una persona que deja de comprar 50 euros en una tienda local que paga sus impuestos y licencias con regularidad. Y no solo eso, perjudica también a proveedores que también han pagado impuestos y licencias. Y lógicamente a todo todos los trabajadores que participan en el proceso y están protegidos por seguros sociales y tienen derechos laborales.

Por tanto, el primer gran grupo de ciudadanos perjudicados es el pequeño comercio, con toda la incidencia que tiene ello en el desarrollo económico y social de la ciudad.

El segundo gran grupo de ciudadanos perjudicados son los vendedores del top manta. Son el último eslabón de una cadena en la que comercian con productos ilegales y sin garantía, en cualquier momento pueden ser detenidos y sobre todo están indefensos. No tienen una nómina, no tienen derechos sociales, no tienen protección, no tienen nada. ¿Qué le sucede a un vendedor del top manta cuando está enfermo?

Así, el top manta mantiene un grupo de ciudadanos cautivos que nunca podrán salir de ese circuito y generar la riqueza social y económica para la ciudad, y lo que es peor, no podrán recibir de la ciudad lo que para nosotros es normal recibir.

Visto así, uno podría decir… ¿por qué no contratan las tiendas a los vendedores del top manta y venden sus productos? Parece sencillo, pero no lo es.

No es sencillo porque el top manta es una industria manejada por las mafias internacionales. No solo las mafias de la inmigración ilegal, también por las mafias de la producción de falsificaciones en China. Y ambas mafias están coordinadas. Mafias que consiguen traer productos textiles falsos a precios muy bajos. Mafias que traen a inmigrantes chantajeados para toda su vida porque tienen que pagar su billete. Mafias que de alguna forma consiguen pasar contenedores y contenedores de productos por los puertos de Barcelona, Valencia y Algeciras. Mafias que tienen redes de pisos y naves en alquiler para alojar productos y personas. Mafias que lanzan rumores como los que dicen que los productos son producidos en las mismas fábricas que los originales. Mafias, al fin y al cabo.

Y sin embargo estas mafias consiguen que mordamos el anzuelo, porque vemos la cara amable. Al fin y al cabo, estamos viendo la cara de las víctimas.

Para el desarrollo de la ciudad no es bueno permitir e incentivar el top manta y no se debe hacer. Es hora de buscar una salida digna a los vendedores y atacar a las mafias que lo sustentan.

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.