Francisco Casanova, un hombre asesinado por llevar uniforme y servir a los demás

En el aniversario de la muerte del subteniente del ejército Francisco Casanova Vicente, el autor escribe sobre el recuerdo y la necesidad de no olvidar la entrega de muchos que fueron asesinados por defender los principios democráticos.

Homenaje en Berriozar a Francisco Casanova, asesinado por ETA en el año 2000.  (7)
Homenaje en Berriozar a Francisco Casanova, asesinado por ETA en el año 2000. (7)

Ya hacen diecisiete años desde que dos cobardes terroristas de ETA perpetraron el asesinato del subteniente del ejército Francisco Casanova Vicente, en su pueblo, Berriozar.

A todos los que le conocimos y trabajamos a su lado, no se nos olvida esta fecha. Pero a veces es necesario que se recuerden hechos dolorosos para que a las generaciones venideras y actuales no se les olvide el cómo algunas personas dieron su vida por unos ideales democráticos.

En fechas recientes veo con estupor en los medios de comunicación, como con la complacencia de algunos grupos políticos que forman parte del Gobierno de Navarra, se homenajea a terroristas etarras en diferentes poblaciones de la Comunidad foral.

Quisiera que estas letras no sean solo un pequeño artículo de opinión, sino que también sean un homenaje a Francisco y a todas las personas que como él fueron asesinadas por el hecho de llevar un uniforme y dedicarse a servir a los demás. La muerte del subteniente Casanova no fue en vano ya que cada 9 de agosto se renuevan los valores democráticos de muchas personas que sin llegar a conocer a Francisco saben que fue todo un ejemplo a seguir.

Hoy, el patio de armas del acuartelamiento de Aizoáin, donde tantos y tantos días formó puntual cada mañana, lleva su nombre y una placa así lo atestiguará por los años. Pero lo que permanecerá indeleble para toda la vida será el recuerdo de cómo una persona entregó lo más valioso que tenemos que es nuestra propia vida, en aras de una sociedad mejor.

Puedo decir con toda la seguridad de que el día de mañana el terrorismo de ETA será un negro capítulo en la historia de España que lo único que trajo fue muerte y dolor, pero el nombre de Francisco Casanova será un rayo de luz  sobre ese negro capítulo y su nombre nunca caerá en el olvido.

Ejemplo de ello es la asociación Vecinos de Paz de Berriozar quien año tras año viene realizando una labor encomiable y trabaja por mantener viva la memoria de las víctimas del terrorismo y en especial dedicándose a organizar los actos en recuerdo de Francisco. Pero tenemos que recordar que es labor de toda la sociedad navarra no olvidar esos sacrificios que algunos hicieron y poner sobre la mesa los hechos que ocurrieron en nuestra tierra no hace mucho para que estos no caigan en el olvido.

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.