Respeta tú, que yo… según.

Vaya días hemos llevado entre el “bus que no miente”, el carnaval de Las Palmas, el Ángel de Aralar y la proposición de ley presentada para que no se televise la misa en La 2 de TVE, sin olvidarme de la página de Relatos de plomo. Una semanita llena de respeto por las creencias de los demás… siempre que éstas sean también las mías, claro está.

Panorámica desde el Santuario de San Miguel de Aralar en un día soleado tras una nevada. EFE/Ivan Aguinaga
Panorámica desde el Santuario de San Miguel de Aralar en un día soleado tras una nevada. EFE/Ivan Aguinaga

“Iniciativa deleznable”, declaración de “autobús non grato”, satisfacción por la "reacción social de tolerancia cero", "completamente impresentable", es "una provocación absoluta", son declaraciones que hemos podido leer de líderes políticos y sociales de toda España con relación a la iniciativa del autobús fletado por HazteOír. Incluso el propio Parlamento de Navarra ha aprobado una declaración, por unanimidad, en la que se invoca a “el respeto que se merece el colectivo transexual”.

Sobre el carnaval canario hemos podido leer estas perlas: "buscaba polémica y lo he conseguido", “el carnaval es transgresión y libertad, y en Las Palmas, tolerancia" “Estamos preocupados por el honor y la dignidad de Drag Sethlas” “el arte es también una herramienta de denuncia que puede incomodar, provocar o hasta ofender”.

“Es una actividad privada y particular”, "desde el respeto a todas las religiones, algunas tradiciones deben formar ya parte del pasado", "ya es hora de avanzar en la laicidad de las instituciones", son comentarios sobre la visita del Ángel de Aralar al Parlamento de Navarra, aunque como dicen otros, la visita del Ángel "va más allá de lo estrictamente confesional, puesto que hay un sector de la población que lo enmarca en la tradición y la cultura vasca".

“No dar privilegios a una parte de la sociedad por sus creencias religiosas o ideológicas”, “sin espacios que privilegien determinadas confesiones religiosas” son los argumentos para evitar que los domingos se emita la misa en La 2 de TVE.

Piden respeto, pero ¿de verdad están legitimados para ello? El respeto es uno de los valores morales más importantes que debe practicar todo ser humano, que debe ser mutuo y nacer de un sentimiento de reciprocidad. Para pedir respeto a los demás, hace falta saber o aprender a respetar, valorar al otro y comprender sus intereses y necesidades. Para pedir respeto a los demás hay que ser tolerante con el que no piensa igual que tú, con el que tiene gustos diferentes a los tuyos, con quien cree en la diversidad de ideas, opiniones y maneras de ser. Todo ello sin faltar a la verdad y a la realidad.

Respetar no significa estar de acuerdo en todo con otra persona, sino no ofender a esa persona por sus creencias y su forma de vivir. Por eso me creeré esas grandilocuentes palabras “llenas de respeto” si los que las han dicho hubieran reaccionado de la misma manera cuando me han ofendido en los carnavales mofándose de mis creencias religiosas, de la Virgen María y de Jesucristo. Me las creeré cuando estos peticionarios respeten a las víctimas del terrorismo no ahogando Relatos de plomo en el mar de la página genérica de navarra.es con el único fin de diluir su historia y con el triste argumento de “el dominio ha caducado”.

Me las creeré cuando sean capaces de respetar que el Ángel de Aralar pueda visitar las instituciones navarras sin tener que hacerlo previa votación y permiso. Me las creeré cuando los enfermos y mayores puedan seguir viendo por la televisión pública la eucaristía de los domingos y fiestas de guardar. Me las creeré cuando no ensucien la palabra respeto con manipulación política.

La verdad es que algunos deben reflexionar sobre qué les pasa con todo lo que suena a valores humanos y morales, con todo lo que suena a víctimas de Eta y con todo lo que suena a cristianismo, catolicismo e Iglesia. Porque eso, escúchenlo bien, es no tener el respeto que me exigen a mí.

Termino diciendo a todos los que me piden respeto que estén tranquilos, que por mi parte hay, y habrá, respeto absoluto a los transexuales, musulmanes, ateos, creyentes, a quienes celebran el día del orgullo gay o el día internacional del medio ambiente… sí, mi respeto lo van a tener, aunque en algún caso no comparta sus creencias.

¿Respeto yo?, sí. ¿Y tú?

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.