3 de diciembre, San Francisco Javier

Y también el Día de Navarra… por ese orden. La historia de un pueblo debe conocerse de manera fidedigna y no esconderse por motivos ideológicos y/o partidistas.

Manifestación en Pamplona en defensa de la bandera de Navarra. MIGUEL OSÉS
Manifestación en Pamplona en defensa de la bandera de Navarra. MIGUEL OSÉS

Por su brevedad y para que conozcamos la realidad de la celebración del Día de Navarra, vinculada a San Francisco Javier, creo conveniente reproducir en su totalidad la Ley Foral 18/1985, de 27 de septiembre, por la que se declara "Día de Navarra" el día 3 de diciembre, Festividad de San Francisco Javier:

Exposición de Motivos: Es costumbre de todas las comunidades y voluntad de los ciudadanos que las integran contar con una festividad que, al tiempo que simbolice la unidad y la identidad en un proyecto histórico común, sea ocasión para exaltar de manera señalada la personalidad del territorio, de su cultura y de sus gentes. El respeto a la tradición heredada y el reconocimiento del pasado propio como factor básico de la definición de los pueblos hace aconsejable la institucionalización a tal efecto de fechas y motivos asentados en el patrimonio común, de tal modo que contribuyan a fortalecer la concordia, la solidaridad y la conciencia de hermandad que sostienen la vida de las sociedades.

La figura de San Francisco Javier ha sido para los navarros un ejemplo señero de inquietud humana e intelectual, de talante entregado y aventurero, del hombre que no desdeñó dificultades ni esfuerzos para recorrer las zonas más alejadas de la tierra. San Francisco Javier es el prototipo del navarro universal abierto a las culturas y a los pueblos del mundo entero, recordado y admirado todavía hoy, por comunidades de gran número de países, en todos los continentes.

Instituida de forma permanente la fiesta de San Francisco Javier en el día 3 de diciembre, aniversario de su muerte, la Comunidad Foral de Navarra desea vincular la norma a la tradición y fijar en esa misma fecha el «Día de Navarra».

Artículo 1

Se declara «Día de Navarra» la fecha del 3 de diciembre, festividad de San Francisco Javier.

Artículo 2

El Gobierno de Navarra adoptará las medidas necesarias para la celebración anual de dicha festividad y organizará los actos pertinentes.

La vinculación de Navarra a San Francisco Javier es mucho más antigua. Nuestro santo Patrón, beatificado por Pablo V en 1619, fue proclamado por la Diputación del Reino de Navarra, patrón de Navarra en 1621, cuando todavía no había sido canonizado, aunque bien es cierto que esa declaración no fue ratificada por las Cortes hasta 1624 que además dispusieron que la Diputación acudiera todos los años a celebrar una misa solemne a la iglesia de la Compañía de Jesús en Pamplona. San Francisco Javier fue elevado a los altares por Su Santidad el Papa Gregorio XV el 12 de marzo de 1622 junto a San Ignacio de Loyola, San Isidro Labrador, Santa Teresa de Jesús y San Felipe Neri. En 1657 el Papa Alejandro VII declaró como copatronos de Navarra a San Fermín y a San Francisco Javier y declaró ambas fiestas como de precepto.

A partir de 1767 como consecuencia de la expulsión de los jesuitas, la celebración tendría lugar en la parroquia de San Saturnino de Pamplona. La Diputación Foral de Navarra constituida en 1836 acordó seguir con esa celebración, aunque a finales del siglo XIX se trasladó al último domingo de noviembre. A partir de 1916 volvió a celebrarse el propio día 3 de diciembre; como fiesta oficial dejó de celebrarse durante la II República, aunque la Diputación volvió a celebrarla desde 1935. En 1946 se traslada la misa oficial a la Catedral de Pamplona, y en 1979 a la Basílica del Castillo de Javier.

Por esto debemos reclamar que el 3 de diciembre se celebre, en primer lugar y con toda la solemnidad posible, el día de nuestro Patrón, San Francisco Javier, por, como dice la ley Foral, respeto a la tradición heredada y el reconocimiento del pasado propio como factor básico de la definición de los pueblos. Sólo así honraremos a Navarra como se merece, porque como dijo el Papa Francisco “Un pueblo que olvida su pasado, sus raíces, no tiene futuro. Es un pueblo seco".

Celebremos a nuestro Patrón, a San Francisco Javier, y celebremos junto a él, el Dia de Navarra. Por Navarra, tierra brava y noble, siempre fiel, que tiene por blasón la vieja ley tradicional.

¡Viva San Francisco Javier! ¡Viva Navarra!

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.