El desarme falaz de ETA

A las puertas de Semana Santa, la banda asesina ETA se autoproclamó organización desarmada y enmarcó esta calificación como un compromiso adquirido con el pueblo vasco. Se ha quedado muy corta en ese compromiso.

Una imagen que simboliza lo sucedido en Bayona. EFE
Una imagen que simboliza lo sucedido en Bayona. EFE

Debe comprometerse a pedir perdón a todos los españoles por los crímenes que ha cometido. A pedir perdón a cada una de sus víctimas y a sus familias. Debe aclarar cada uno de los atentados que quedan sin resolver y señalar a quienes los cometieron, y entregarlos a la justicia. Indicar qué armas están manchadas de sangre y comprometerse a entregar las que aún faltan. Y cumplir íntegramente las penas a las que han sido, o sean, condenados, como gesto de reparación con sus víctimas.

Porque desarmarse no sólo es quitarse algunas pistolas, fusiles, explosivos, lanzagranadas… Desarmarse es quitarse la careta y mirar a los ojos de las víctimas para pedirles perdón. Es dar descanso a las familias de todas aquellas víctimas que aún no saben quién mató a sus familiares. Es ponerse a colaborar con la justicia para esclarecer y detallar cada uno de los atentados que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no han podido todavía cerrar.

Desarmarse es anunciar la disolución, desaparecer para siempre y no mantener grupos de presión en las cárceles. Es que las familias de los presos de ETA pidan públicamente perdón también por lo que han hecho sus hijos. Es que asociaciones, sindicatos y partidos políticos afines condenen las barbaridades que ETA cometió y limpiar sus filas de quienes fueron defensores de esa lucha armada.

Desarmarse no es hablar de vencedores y vencidos sino de víctimas y asesinos, de padres, madres, hermanos e hijos que nunca más podrán ver a sus seres queridos, ni siquiera en una cárcel a mil kilómetros de distancia.

Es abandonar para siempre las armas físicas, psicológicas y verbales o ser agradecido con quien va a tu rescate un día cualquiera de nieve, sea o no guardia civil. Es limpiar las calles y paredes de pintadas y carteles de apoyo a la banda asesina y a sus miembros. Es respetar al que piensa distinto y dejarle vivir en paz.

Desarmarse es no humillar, despreciar y ningunear a quienes se han atrevido a presentarse a las elecciones municipales en ciertos territorios. Es no apalear a guardias civiles en Alsasua, ni a sus parejas, al grito de txakurras o kampora. Es no arrojar piedras, botellas y otros objetos en el Casco Viejo de Pamplona contra miembros de la Policía Nacional, ni reventar cajeros, dañar comercios y quemar contenedores.

Es no homenajear, en las plazas de los pueblos y ciudades, a quienes salen de cumplir condenas por haber asesinado o por pertenecer a ETA como si fuesen héroes. Es no brindar por ellos en las fiestas de los pueblos.

Desarmarse es ir de cara, no pasar de perfil, reconocer el mal causado, arrepentirse por la culpa cometida. Es, en definitiva, creérselo y querer hacerlo. Así de simple.

El grupo armado ETA, el entramado de ETA, no se ha desarmado. Todo es un paripé, una farsa y una falta de respeto a quienes fueron asesinados por la democracia y la libertad, a sus familias, y a quienes, además, creemos verdaderamente en la paz, en la memoria y en la justicia.

La función ha sido un sainete falaz, perdón, … un desarme falaz.

Por dignidad, convicción personal y compromiso con las víctimas del terrorismo, termino este artículo denunciando y rechazando públicamente la actitud de la presidenta del Parlamento de Navarra, el día del no desarme, con el carnicero de Mondragón. Un acto cobarde, de compadreo con un miembro de ETA, de absoluta vergüenza y que me da asco.

Podía haberle dado el mapa de localización de sus víctimas: País Vasco 576, Madrid 123, Cataluña 54, Navarra 42, Aragón 16, Andalucía 13, Francia 10, Comunidad Valenciana 9, La Rioja 4, Cantabria 4, Castilla y León 3, Baleares 2 y Murcia 1. Este sí hubiera sido un comportamiento digno y un magnífico compromiso con las víctimas.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.