Cuenca, como la gente corriente

El negocio de hostelería de Armando Cuenca factura al Ayuntamiento incluso desde áreas controladas por su propio partido, Aranzadi-Podemos. 

Armando Cuenca, en el centro. FOTO: PABLO LASAOSA
Armando Cuenca, en el centro. FOTO: PABLO LASAOSA

En su declaración de intenciones como candidato de Aranzadi avalada por Podemos para Pamplona, Armando Cuenca tenía clara una cosa: "Lo que más me motiva es echarlos. Echarlos a todos y que tengan que buscar un curro como la gente corriente". 

Armando Cuenca es dueño de Katakrak, un negocio de hostelería como tantos en Pamplona, pero como pocos también en la ciudad. Allí se reúne para dar lecciones el condenado por terrorismo Otegi o se pide la libertad de los radicales que machacaron a golpes a los guardias civiles de Alsasua y sus parejas. Como la gente corriente.

Cuenca, el extremeño que denosta y se burla de Pamplona y sus tradiciones desde dentro de las instituciones, ha llegado al consistorio para ondear la bandera del populismo mientras llenan los bolsillos de su negocio con dinero público y compara su lucrativa actividad privada con la abnegada dedicación de Cáritas o Cruz Roja. Como la gente corriente. 

El negocio de Cuenca pasa por facturar desde su cooperativa miles de euros cada año al Ayuntamiento de Pamplona mientras él forma parte del equipo de gobierno de Bildu, que también mira para otra parte. Porque Bildu y Aranzadi están cada vez más cerca de fusionarse, si es que no son ya el mismo partido. Falta que Cuenca se haga llamar Kuenka y el circulo quedará ya cerrado.

El entonces candidato Cuenca veía la paja en el ojo ajeno, pero la viga del suyo está a punto de derrumbar, si no lo ha hecho ya, su discurso social y supuestamente comprometido. Las propias concejalías dirigidas por su partido Aranzadi han abonado cantidades al negocio del concejal, algo que consideran normal en la nueva política, la de entregar subvenciones a la hermana de la edil Laura Berro o la de preparar unas oposiciones en las que el tribunal está trufado de amigos y conocidos. Como la gente corriente. 

Los servicios jurídicos del consistorio han silbado al ritmo que marca Bildu para avalar que los concejales del equipo de Gobierno monten sus propias tapaderas para facturar al consistorio mientras los ciudadanos miramos con asombro como se llevan el dinero de todos a puñados

Como la gente corriente. 

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.