Victoria sin paliativos de Rajoy y de UPN-PP y debacle del partido de Uxue Barkos

El liderazgo de la presidenta de Navarra ha quedado debilitado y está seriamente en entredicho.

Mariano Rajoy ha sido el gran vencedor de las elecciones generales. Los españoles, de forma mayoritaria, le han dado una oportunidad más para seguir gobernando. Con casi 7,9 millones de votantes y 137 diputados –14 más que en diciembre–, el líder del PP está llamado a formar una coalición para formar gobierno. No lo tendrá fácil para llegar a pactos con Ciudadanos, PSOE y otras fuerzas políticas, pero los españoles dejaron ayer claro que no hay otra alternativa posible, ya que un pacto de todos contra el PP es inviable aritmética y políticamente. Unidos Podemos, y en concreto Pablo Iglesias, ha fracasado de forma rotunda en su intento de 'sorpasso' al PSOE, que aguantó el tirón demostrando, una vez, la fuerza de un partido histórico.

En Navarra, tal y como adelantó la encuesta de Navarra.com, UPN-PP no solo ha ganado, sino que ha incrementado en votos y porcentaje el resultado obtenido en diciembre. La coalición Unidos Podemos se ha estancado en la Comunidad foral, logrando unos resultados parecidos a los de los anteriores comicios, mientras que el partido de la presidenta Uxue Barkos ha sufrido una debacle sin paliativos al haber perdido la mitad de los votos recibidos en diciembre y haber quedado como sexta fuerza en Navarra. Por su parte, los socialistas han revalidado en Navarra su diputado con solvencia, recuperando votos y espacio en la política navarra. Cuando se hace una oposición seria y nitidamente constitucionalista, se vuelve a recuperar y a consolidar la confianza de los votantes.

Los electores han castigado la acción de Barkos durante su primer año al frente del Palacio de Navarra. A su sectarismo, a sus políticas nacionalistas, a su intento por euskaldunizar a marchas forzadas la Comunidad foral, los navarros ya respondieron el 20-D, y lo volvieron a hacer ayer, relegando a Geroa Bai a algo menos de 15.000 votantes, cuando en las generales de 2011 había obtenido 42.000.

El candidato Daniel Innerarity, que durante toda la campaña electoral se había distinguido única y exclusivamente por un discurso anti-PP, ha cosechado un fracaso histórico que roza el ridículo.

Estos resultados no cabe duda de que tendrán su traslación al equilibrio de fuerzas en el cuatripartito de sustenta el gobierno de Barkos. De cara a los próximos tres años, los resultados obtenidos por Unidos Podemos convierten a esta formación en la fuerza hegemónica, en detrimento de EH Bildu, que mantiene su electorado, y Geroa Bai, que se ha desplomado. El liderazgo de Barkos ha quedado debilitado y está seriamente en entredicho.

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.