El Ayuntamiento de Pamplona debe ser acusación en la causa por el terrorismo callejero

Todos los grupos políticos tendrían que reclamar la máxima contundencia contra quienes sembraron el pánico y el terror el 11 de marzo en Pamplona.

Violencia callejera en Pamplona tras una manifestación convocada por la izquierda abertzale el pasado 11 de marzo. PABLO LASAOSA
Violencia callejera en Pamplona tras una manifestación convocada por la izquierda abertzale el pasado 11 de marzo. PABLO LASAOSA

Como todo perjudicado por un delito, el Ayuntamiento de Pamplona debe personarse inmediatamente como acusación particular en la causa abierta por los gravísimos disturbios callejeros perpetrados el 11 de marzo en el Casco Viejo de la capital navarra. El alcalde, Joseba Asirón, de EH Bildu, tiene la obligación ineludible de salir en defensa de los miles de pamploneses que vieron perturbada y coartada su libertad pública por culpa de un grupo violento que sembró el terror con el lanzamiento de artefactos incendiarios, piedras y botellas.

Si el Ayuntamiento de Pamplona decidió personarse como acción popular en el procedimiento por la violación grupal llevada a cabo los pasados Sanfermines con el propósito de defender a la víctima y mostrar la unánime repulsa de los ciudadanos a las agresiones sexistas, en este caso el consistorio tiene la obligación de defender no solo el mobiliario urbano dañado, sino por encima de todo la libertad y seguridad de los pamploneses perturbada por unos hechos que la Audiencia Nacional va a instruir como terrorismo callejero.

Lamentablemente, por sus declaraciones tachando de desproporcionada la imputación de terrorismo, al alcalde Asirón le gustaría más ejercer la defensa que la acusación particular, por lo que el resto de grupos del Ayuntamiento, desde Geroa Bai, Aranzadi (Podemos) e Izquieda-Ezquerra hasta el PSN y UPN, deberían retratarse públicamente.

Así como se mostraron de acuerdo en que el Ayuntamiento persiguiera a los cinco procesados por la violación de los Sanfermines, de igual forma todos los grupos políticos tendrían que reclamar la personación en la causa para proceder con la máxima contundencia contra quienes sembraron el pánico y el terror aquel sábado por la tarde en las calles de Pamplona. No hay excusa, salvo que se pretenda estar más cerca de los violentos que de los ciudadanos. 

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.