El Rey lidera la respuesta legal a la rebelión independentista

Don Felipe apeló al Gobierno y al resto de poderes del Estado a asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones.

El rey Felipe VI durante su discurso con motivo de la crisis en Cataluña.
El rey Felipe VI durante su discurso con motivo de la crisis en Cataluña.

En un momento crucial y delicado para estabilidad institucional, el Rey Felipe VI enarboló este martes la defensa de la legalidad, la convivencia y la unidad de España. Ante el mayor ataque a la democracia perpetrado tras el fallido golpe de estado del 23 de febrero de 1981, frente a la rebelión promovida por el presidente de la Generalidad de Cataluña y el Parlamento catalán, D. Felipe apeló al Gobierno y al resto de poderes del Estado a asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones.

El arrojo y compromiso demostrado por el Rey contrasta con la inactividad del Gobierno de Rajoy, que 48 horas después del seudoreferéndum ilegal llevado a cabo el 1 de octubre permanecía en estado de shock. El peso de la ley, todo el peso de la ley, debe recaer sobre las determinadas autoridades de Cataluña que, como apuntó D. Felipe, han incumplido "de manera reiterada, consciente y deliberada" la Constitución y el Estatuto de Autonomía y han "vulnerado de manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una lealtad inadmisible hacia los poderes del Estado".

En un discurso que pasará a los anales de la historia de España, más claro no pudo dejarlo el Rey, quien en un ejercicio de liderazgo señaló el camino a seguir. El Gobierno de la Nación, como dijo este periódico en su editorial del lunes, no puede esperar más a aplicar el artículo 155 de la Constitución, que faculta a adoptar las medidas necesarias para obligar a una comunidad autónoma al cumplimiento forzoso de sus obligaciones.

Y, desde el punto de vista legal, la ciudadanía española tiene que constatar que todos aquellos que han conculcado las leyes, la Constitución y las resoluciones judiciales, rendirán cuentas ante la Justicia. La catarata de delitos cometidos durante estos días no va a quedar impune.

España es una gran nación con siglos de historia a sus espaldas y, a pesar del momento complejo, saldrá adelante. "Porque creemos en nuestro país y nos sentimos orgullosos de lo que somos", proclamó el Rey, quien subrayó "una vez más el firme compromiso de la Corona con la Constitución y con la democracia".

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.