El jefe de la Policía foral se arroga funciones de juez

Torcuato Muñoz tiene que entregar el informe y las grabaciones al juez para que este decida si la conducta de Adolfo Araiz (EH Bildu) puede ser constitutiva de delito
 

El jefe de la Policía Foral, Torcuato Muñoz, se niega a entregar al juzgado un informe elaborado por un mando del cuerpo autonómico sobre los incidentes del 10 de febrero a las puertas del Parlamento de Navarra en el que se menciona al portavoz parlamentario de EH Bildu, Adolfo Araiz, como participante y posible instigador de los desórdenes públicos producidos.

Sin entrar a valorar desde el punto de vista jurídico la actuación de Muñoz, resulta del todo punto anómala y más que sospechosa la intencionalidad política de su decisión de no poner dicho informe en conocimiento de la autoridad judicial, para que sea el juez instructor quien, a la vista del informe policial –que contiene además las imágenes de los hechos grabadas por las cámaras del Parlamento–, decida si la conducta de Araiz puede ser constitutiva de delito.

Muñoz, nombrado por la consejera María José Beaumont, quien a su vez fue propuesta para el cargo por el propio Araiz, se está arrogando funciones y atribuciones de juez instructor. Juez y parte, parte interesada en salvaguardar a Araiz.

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.