La hora de la justicia para el Prenda y su ‘manada’

La declaración de la denunciante, el interrogatorio de los cinco procesados y el contenido de los vídeos grabados en el portal serán las pruebas concluyentes del juicio que hoy comienza.

Sala de Visitas del Palacio de Justicia de Navarra en la que tendrá lugar el juicio contra 'La Manada', presuntos autores de una violación múltiple en los Sanfermine (26)
Sala de Visitas del Palacio de Justicia de Navarra en la que tendrá lugar el juicio contra 'La Manada', presuntos autores de una violación múltiple en los Sanfermine (26)

Un año y cuatro meses después de la supuesta violación grupal del 7 de julio de 2016, ha llegado el momento de que hable la justicia. Los cinco sevillanos privados de libertad desde entonces se sentarán desde hoy en el banquillo de los acusados. Se enfrentan a penas de entre 22 y 25 años de prisión por delitos de agresión sexual continuada, contra la intimidad y robo con violencia.

Mucho se ha escrito, hablado y comentado de los hechos acaecidos un portal de la calle Paulino Caballero de Pamplona. Los acusados y sus defensas sostienen desde el principio que las relaciones sexuales fueron consentidas, mientras que las acusaciones insisten en que se trató de una violación múltiple.

A lo largo de al menos diez sesiones, los tres magistrados de la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra escucharán tanto los testimonios de cargo como de descargo, y verán los vídeos grabados por los propios procesados, a los que asiste, como a todo encausado, la presunción de inocencia. Es la hora de los jueces, quienes valorarán en conciencia, conforme a los criterios jurídicos y con las reglas de la lógica las pruebas.

Las sesiones serán a puerta cerrada tras haber aceptado la Audiencia la solicitud de la denunciante, una decisión que va en consonancia con la práctica habitual seguida en los tribunales navarros en los casos de violación o abusos sexuales cuando lo piden las víctimas. Nada hay que objetar, por tanto, ante esta restricción acordada para proteger el derecho a la intimidad de la joven madrileña, que en el momento de los hechos tenía 18 años.

Este procedimiento ha levantado una gran expectación mediática desde el mismo momento de en que se conocieron los hechos. Quien más quien menos ya ha prejuzgado un caso del que se han conocido todas las resoluciones judiciales, todas las declaraciones, todos los documentos, todos los informes policiales y todos los dictámenes periciales. En suma, han trascendido todas las diligencias, menos la prueba más valiosa, y escabrosa, los vídeos grabados por los acusados en el portal, que no han sido difundidos gracias a la precaución y sensatez del juez instructor, quien con buen criterio denegó entregar copias a las partes personadas y solo permitió su visionado en el juzgado.

La declaración de la denunciante, el interrogatorio de los cinco procesados y el contenido de los vídeos serán las pruebas concluyentes del juicio, de las que dependerán o bien la libre absolución o bien considerables condenas. Es la hora de la justicia para el Prenda y su ‘manada’.

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.