La Fiscalía debe investigar si Araiz (Bildu) cometió un delito

El fiscal tiene que pedir a la Policía Foral el informe y las grabaciones de las cámaras del Parlamento para determinar si el portavoz de Bildu presuntamente instigó unos desórdenes públicos
 

La Fiscalía de Navarra debe abrir una investigación para determinar si el portavoz parlamentario de EH Bildu, Adolfo Araiz, pudo cometer un delito de desórdenes públicos por presuntamente haber instigado una protesta de trabajadores de TRW el pasado 10 de febrero a la salida de un directivo de la multinacional del Parlamento.

Según ha desvelado este periódico, un informe elaborado por la Policía Foral vincula directamente a Araiz con los incidentes producidos ese día. A la conclusión de la declaración del directivo de TRW, agentes de la Policía Foral recomendaron a Paul Henry Parn que saliera por otra puerta y tomara el coche en la trasera del Parlamento para evitar posibles incidentes. Esa fue la instrucción que el mando del cuerpo autonómico dio y la orden que, según la Policía Foral, escuchó Araiz.

Fuentes de la Policía han confirmado a este medio que Araiz salió entonces a la calle para alertar y avisar a los trabajadores de que el directivo de TRW no iba a salir por la puerta principal y les señaló con gestos hacia dónde debían dirigirse para interceptarlo.

Esta supuesta instigación para producir los desórdenes públicos que posteriormente ocurrieron está grabada y recogida por las cámaras del Parlamento, y así consta también en el informe que ha sido, por el momento, archivado para evitarle problemas al parlamentario de Bildu.

Araiz fue quien propuso como consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia a la abogada María José Beaumont. Resulta gravísimo que ahora recaiga sobre ella la sospecha de estar beneficiando y amparando a la persona que le aupó al cargo. Beaumont, el director general de Interior, Agustín Gastaminza –comisario principal de la Policía Foral– y el jefe de la Policía Foral, Torcuato Muñoz, deben actuar con la máxima transparencia para despejar cualquier sombra de duda de trato de favor.

Ante el conocimiento de unas revelaciones periodísticas que pudieran revestir carácter de delito –notitia criminis– los fiscales están facultados por su estatuto orgánico para incoar diligencias previas. A la vista de los datos proporcionados por este periódico, el fiscal jefe de Navarra debería solicitar a la Policía Foral la entrega tanto del informe como de las grabaciones de las cámaras del Parlamento para investigar si la conducta de Adolfo Araiz reviste los indicios de un delito de desórdenes públicos.

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.