Opinión: Javier Ancín

El nacionalismo vasco está destrozando Pamplona II

Violencia callejera en Pamplona tras una manifestación convocada por la izquierda abertzale llamando a la _autodefensa ante la represión_. PABLO LASAOSA 11

¿Qué va a pasar en Pamplona? ¿Por qué van a quemarla?

Mucho ánimo a todos los valientes que sufren en silencio

Un hombre mira por una ventana en soledad

Lo mejor que puede hacer un escritor es revisar su archivo. A veces se encuentra folios que no recordabas. Instantáneas de un tiempo que fuiste. ¿Pero de verdad fui yo quien escribió todo eso? Seguramente.

Yo también amo el folclore

Trainspotting

Siempre está bien volver a tus raíces, a tus ancestros, sangre de tu sangre, a todo aquello que generación tras generación ha forjado tu estirpe, a tu errehache negativo, yo qué sé, a aquello que sabes que te marcó en tu juventud y que ha hecho que seas como eres en el presente: Trainspotting.

Yo también fui un antisistema, pero el sistema siempre gana

Mi primera bici fue una GAC roja con freno de tambor, o algo parecido, trasero. Mi padre le puso dos ruedines y me echó al mundo. Tenía creo cuatro años. Sacaba chispazos en las curvas por las aceras de Iturrama al no poder tumbarme para tomar las curvas.

Pamplona: mucho Asiron, poca diversión

Bajada de Labrit

Título gancho para una buena causa. Otro día le damos al alcalde. Hale, tomen asiento. Vamos a educar a Irroña, que está muy mal educada. Tanto pensamiento único, el ezkerro-aberchandal, claro, le tiene las meninges atrofiadas.

Buscando mi Pamplona por Madrid

image1

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza. ¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza de polvo y tiempo y sueño y agonía? – Jorge Luis Borges.

 El nacionalismo vasco destruye Pamplona

Joseba Asirón sale del Ayuntamiento de Pamplona con el bastón de mando tras ser elegido alcalde de la capital navarra EFE Jesús Diges

Ser político nacionalista vasco en Pamplona y Navarra es el mayor chollo del mundo.

Mi generación del 77

Cuadro del artista pamplonés Fermín Urdánoz

Como ya no sé ni dónde vivo, domicilio habitual en una mudanza traumática desde hace meses, para saber al menos por dónde ando he decidido pernoctar en vez de en el espacio en el tiempo, en los días de la semana.

Cervantes, la gran fábrica de nacionalistas vascos

La figura de Miguel de Cervantes sobre una ikurriña

Bueno, pues ya está aquí, a la bandera del peneuve (micromachismo) ya le han abierto la puerta para que sea colocada y colocado, enchufada y enchufado, en todos y todas los balcones y balconas de los ayuntamientos y ayuntamientas de Navarra/varro (me pagan por palabras y por palabros, es lo que hay amados lectores y amadas lectoras).

Un osasunista en Madrid

El escudo de Osasuna, siempre presente

El otro día pasé por allí, pero ya no estaba. Sabía que lo habían cerrado hace años pero me apetecía recordar las caminatas que me pegaba desde la plaza de Olavide, donde vivía, hasta aquella zona más noble para refugiarme en su barra.

Pamplona a veces también merece la pena

Un joven graba con su teléfono móvil un concierto de música en una discoteca ARCHIVO

Hacía tiempo que no practicaba el género noctámbulo en esta ciudad y como llevo una temporada entregado a los viejos ritos de juventud, me he metido en ella sin pestañear.

Mi visita al Parlamento de Navarra

Pleno del Parlamento de Navarra. Uxue Barkos y Maiorga Ramirez (2). IÑIGO ALZUGARAY

Más que pensar en el flequillo de Maiorga, mi cabeza se va a las dos nuevas canciones que escuché ayer de Los Planetas.

El alcalde de Irroña

GRA112. PAMPLONA, 01/12/2016.- El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy para presentar el proyecto de presupuestos del consistorio para 2017. EFE/Jesus Diges

Ay, la megalomanía, qué mala es, te deforma aún más los rasgos y hace que te conviertas en un grotesco Caravinagre de carne y hueso mientras tú te ves como un Apolo etéreo.

La gran belleza

La gran belleza

Me despierto entre sudores, mirando al techo. Febril. Desanimado, cansado, hecho un asco. Me despierto más que febril, con mucha fiebre en realidad.

Logroño le da mil vueltas a Pamplona

Puente de hierro de Logroño

La primera semana de enero me he visto como 35 conciertos de música en directo. La segunda me he leído que recuerde tres libros. El año empieza fuerte.

Feliz año o yo qué sé

Tarros y utensilios en una cocina

Refugiarse en la cocina, al lado del transistor, escuchando algún programa de radio donde cuentan historias es el mejor antidepresivo que conozco.