De nuevo, arde Podemos

Una vez dijo Pablo Manuel que las críticas a Podemos encubrían una especie de envidia a la "belleza de nuestro proyecto". Como si fuera música de violines la banda sonora de este grupo político desestructurado y con serios problemas de identidad.

La guerra fraticida ha estallado a falta de mes y medio para su congreso (Vistalegre II). Dos capitanes a uno y otro lado de la barricada: el líder, Pablo Iglesias, y su número dos, Iñigo Errejón. La barricada en estas últimas jornadas festivas ha sido de carácter digital, aunque los chispazos no son menos hirientes.

Ya se sabe lo que ocurre con las puñaladas. La posición es la misma que la del abrazo. Así que, entre constantes apelaciones a la fraternidad, los objetivos comunes y la envidiable belleza del proyecto, hay ruido de facas en las redes sociales. Los pablistas han refutado el espíritu navideño con una campaña contra Errejón (#IñigoAsiNo), cuyo pecado es haberse quejado de la fulminante destitución de Jose Manuel López como portavoz en la Asamblea de la Comunidad de Madrid. Un golpe de mano del pablista Ramón Espinar (hijo), que es el flamante líder madrileño del partido después de haber ganado en primarias a la errejonista Rita Maestre.

Errejón y los suyos opinan que la destitución de López no responde a la voluntad de los militantes, que apuestan por más democracia, más diversidad y más entendimiento "para ganar juntos". Su lema. "Este no es el camino", sostienen los de este bando (populismo de propuesta que sonríe), mientras que en el bando contrario (populismo de protesta que muerde), los pablistas que tampoco la división es el camino.

A saber: "La dinámica de fracción, familias y cuotas es vieja y divide Podemos. Compa, así no", ha estricto el secretario de Organización, Pablo Echenique, que es la voz de Iglesias. Y, por supuesto, al máximo responsable del cese fulminante de López, que es Ramón Espinar (hijo) le parece normal la exclusión de López porque "quien pierde ha de dar un paso atrás" y el perdedor (alineado con Rita Maestre) no lo dio.

Ni que decir tiene que se han multiplicado los chispazos digitales de los usuarios de Internet que nada tienen que ver con Podemos pero no quieren perderse este enésimo brote de la lucha por el poder, tan viejo como la orilla del río, aunque los contendientes se sientan relucientes ejemplares de lo nuevo, tal y como lo cantaban hace setenta u ochenta años Alberti, Garfias, Che Guevara, Celaya, Neruda, etc.

Errejón no se postula para reemplazar a Iglesias. Pero exige la incorporación de sus tesis al proyecto liderado por Iglesias, negociando "de igual a igual", y no como hasta ahora, cuando Iglesias expropiaba el talento de su subordinado a mayor gloria de "tu secretario general".

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.