Colaboradores

Por si teníamos pocos problemas en España, vinculados con los graves asuntos asociados a la crisis económica de 2008 y las inevitables medidas para superarlos, llega el Secretario General del PSOE y nos dice en su programa político que “España es una Nación de naciones”.

A mi compañero columnista de por aquí, Laporte, me consta que le jode que cuelgue fotos desde las terrazas en las que escribo bajo el título de “mi oficina”. No le voy a hacer ni puñetero caso, por chinchar, y voy a contar lo que veo, cervecita fresca en mano, desde esta en la que me encuentro, en pleno baluarte del Redín, esperando a los bárbaros.

Vaya por Dios, los batasunos no se suman a los actos de homenaje a las víctima de la masacre de Hipercor en Barcelona ni condenan la salvajada perpetrada en nombre, digámoslo así, de su ideología nacionalista vasca.

Una vez pasado el temporal de pasiones originado a raíz de la manifestación "por la bandera de Navarra" el pasado 3 de Junio en Pamplona, se echa de menos una reflexión razonada y sosegada al respecto.

Allí donde estés, seguro que estás toreando con el niño Adrián o con Victor Barrio. Toreando como tu sabías. Dándolo todo tarde a tarde.

Un presidente electo puede mandar bien, mal o regular, pero no ejerce si delega en persona ajena que aparece cuando le place, hace lo que quiere, sin rendir debidas cuentas, y encima a 15.000 euros al mes más incentivos variados. Desgobierno de uno y chollo para el otro.

Siempre he creído que la forma en la que uno se acerca a los pasos de cebra es el ejemplo más claro de ver las cosas del color del cristal con el que cada uno mira: no es lo mismo ser conductor que peatón. Y esto se puede aplicar a todos los ámbitos de la vida, desde las mociones de censura a las evasiones de hacienda.

Me hago mayor. Me he despertado a las seis de la mañana víctima de eso que suelen llamar el insomnio de deportista o algo así, es decir, aquejado de un mal que pensé que nunca podría sucederme a mí, pese a ser tan dado a los excesos, muchos, pero jamás los deportivos.