Pablo Sabalza es escritor.

El misterio de Sangüesa, una cita con la historia

¡¡ Navarros míos, si podéis, acudid a Sangüesa en la mañana del 6 de Enero a la representación del Misterio de Reyes!!

Luis Sabalza, presidente de Osasuna, caracterizado como rey Melchor en el Misterio de Reyes de Sangüesa.
Luis Sabalza, presidente de Osasuna, caracterizado como rey Melchor en el Misterio de Reyes de Sangüesa.

Miro al cielo y espío una estrella

En un lugar de Navarra de cuyo nombre nunca quisiera olvidarme se han quedado ancladas en mi memoria aquellas mañanas del 6 de enero.

Recuerdo a mi padre montado en un caballo blanco y con el rostro pintado de negro aferrarse a la rienda del corcel mientras me buscaba su oscura mirada entre el gentío.

El vaho blanco. El cielo ora gris, ora azul y limpio.

Entre el silencio de las gentes resonaban los cascos de los matalones haciéndose paso por las calles recién estrenadas. Primero partían del palacio Príncipe de Viana para llegar al Ayuntamiento donde los Auroros, junto al viento, afinaban sus armoniosos villancicos.

Baltasar, muy parecido a Eleuterio Remón; Gaspar, similar a Fermín Gascón y Melchor, en esta obra caracterizado de negro y de fisonomía exacta a la del presidente de Osasuna, Luis Sabalza, se dirigen al encuentro del rey Herodes.

Monarca que guarda gran similitud con Enrique Itoiz, presidente de la Agrupación Misterio de Reyes y pregonero de estas navidades en la localidad sangüesina.

Hace medio siglo ya que estos cuatro protagonistas, con apenas dieciséis años, tomaron las calles de la ciudad de Sangüesa para representar esta obra declarada Fiesta de Interés Turístico de Navarra y uno de los cinco autos sacramentales que se representan en el Estado.

Y así, rumbo al palacio de Vallesantoro siguiendo una estrella, se inicia la obra a las 11.30h, escenificada al aire libre desde el año 1900 y que escribiera en verso el capuchino D. José de Legarda.

“ La Providencia que vela

por el hombre desde el cielo,

nuestros pasos guiará,

premiará nuestros esfuerzos.”

 

Al llegar al citado palacio asoma desde un balcón Herodes produciéndose una discusión tan acentuada que viene a mi memoria el recuerdo de un niño que le dijo a su padre:

-Papá, vámonos, que aquí va a haber tortas…

No se pierdan el careo de los Reyes con Herodes ni el grito enérgico de Luis Sabalza (única vez en mi vida que he oído gritar a mi padre no siendo un gol de Osasuna).

 

“ ¿Será acaso temerario

sospechar que se te niega

saber la cuna del niño

porque adorarle no intentas?

Perdona mi atrevimiento,

disimula mi franqueza,

leo en tus ojos..

Traición, abominable y horrenda. “

 

Gran calidad interpretativa de los cuatro protagonistas de la obra de Legarda.

Así, continúan su camino por la calle Santiago siguiendo la estrella.

¡Cuánto me gusta a mí esa calle con su precioso arco al fondo!

Los caballos, uno níveo, otro azabache y un tercero, color tierra, junto a sus mágicas majestades, llegan a la plaza de la Abadía donde se recrea el portal de Belén.

 

“ De aquí no pasa la estrella hermosa.

¡ Esta es la gruta del Niño Rey! “

 

Los Reyes Magos hacen las ofrendas al Niño, conversan con los pastores y el Ángel les avisa de que no vuelvan a Jerusalén.

Recuerdo estas representaciones con especial emoción.

Imaginen en una pequeña y limpia voz de apenas seis años estos versos:

 

“Yo, pobre zagala,

vengo a regalarte

este pajarito

para que te cante.

Es un ruiseñor hermoso, hechicero.

Canta pajarillo,

a Jesús del cielo.

Cántale al oído

y dile de mi parte

que esta zagalita,

en este portal

tiene sus delicias.

No te escapes, monín.

Vete a sus manitas

que allí encontrarás

dichas infinitas…

¡Ay! Mi Enmanuel,

te lo voy a regalar.

Pero mira, ten mucho cuidado,

No lo dejes escapar.

Allí va, cógelo a la mano…”

 

..y vuela el pajarito por la plaza.

Antes de que finalice la representación con los Auroros y de que tenga lugar la entrada de los Reyes en la iglesia de Santiago, concluye la obra apuntando:

 

“Día feliz corazones

que amáis al divino Niño

con tanto amor y cariño.

Recibid sus bendiciones

pueblo de amor y consuelo.

Adiós, nos vamos a Oriente

a convertir nuestra gente

para el Niño y para el Cielo.

Adiós, vosotros también

Hijos de un pueblo de gloria

eterna será la historia

en la aldea de Belén. “

 

Declaraba el alcalde de Sangüesa, Ángel Navallas, protagonista indiscutible junto a Juan Pedro Ventura y Juan Miguel Aisa de esta representación, que el Misterio de Reyes es ‘Un gozo para la ciudad’.

Muchas personas se agolpan en mi mente en esta fría mañana de principios de enero. Mis queridos y recordados D. Pedro Sola, sacerdote amigo y alma de la agrupación; o la siempre eterna Ángela Abadía o mis añorados Patxi Aoiz y Vique.

Juan Cruz Labeaga, Javier Orduna (uno de los co-fundadores de la agrupación) y todas aquellas personas como Reyes Rodrigo, Nati Laborra, Jesús Sola, Gloria Martínez.. siendo un total de más de cincuenta que están o estuvieron pendientes de los trajes, de las pelucas, de las lanzas, de los caballos, de las ofrendas…

¡¡ Ay, si es mi pueblo el mejor pueblo del mundo !!

 

Es de noche. Las estrellas titilan y un hilo de luna posa en el cielo.

Y yo, lejos, desde muy lejos recuerdo los ojos de mi padre haciéndose paso entre el gentío buscando nuestra cómplice mirada en esa mañana de enero entre un vaho blanco y bajo un cielo azul y limpio.

 

“Pero ya el cielo se dora

con vivísimo arrebol.

Y antes de que salga el sol

cantemos aquí la AURORA“.

 

*Dedicado a todos los sangüesinos.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.