Pablo Sabalza es escritor.

Lunes de radio

Good Morning, Vietnaaaaam!...o mejor aún, Buenos días, Navarrrrraaaaaa!!

Robin Williams en Goog Morning Vietnam.
Robin Williams en Goog Morning Vietnam.

Si tuviese que iniciar mi programa de radio emularía a Robin Williams en el filme que lleva por título ‘Good Morning, Vietnam’ para hacerles llegar mi pasión a través de las ondas.

Les lanzaría una ráfaga de chistes malos, alguna gracia propia de los lunes sin sol y unas cuantas imitaciones, que ya les apunto las hago muy muy bien, de políticos, gentes de la cultura y cantantes de bien.

El día menos pensado les haría creer que los extraterrestres aterrizaron en Marcilla, Ribaforada, Peralta o Funes como hizo en su día Orson Welles en Estados Unidos. Las gentes dejarían de trabajar (si es que acaso empezaron a hacerlo, ya que los lunes, aun sentados en nuestra silla del trabajo, empezamos más tarde) y sé que llamarían a sus allegados confirmando que era cierto lo que decía Sabalza por la radio.

Inventaría llamadas en directo con mi voz impostada. Preguntas que formulara un amo de casa, un parado, un profesor que ha hecho pellas para ir a sacarse el carnet de conducir, una adolescente enamorada del padre de su mejor amiga, un futbolista ludópata o un trapecista con vértigo.

Por la noche, con voz nocturna…sí, sí, con voz nocturna, con ese timbre que sólo lo aprecias con luna, con esa voz ruda y gutural me acercaría a ti, suavemente, casi tocándote y, susurrándote en ocasiones, te diría algo así como:

“Es de noche. Apaga ya la luz. Cierra el libro. Dedícame tu tiempo. Permíteme que te entregue esta canción. Esta melodía que es de los dos.”

..y te pincharía una balada. La de Scorpions, por ejemplo. Alguna de nuestros años jóvenes. Una italiana, también.

Gritaría, gritaría por las ondas: ¡¡ Tres, dos o uno!! ¡¡ Tú y yo lo sabíamos!! Tal y como lo hacía el más grande locutor musical que ha dado España y natural de Caparroso como era Joaquín Luqui. Wowwwwww!!

Ya estás en sintonía. Te tengo en mi onda. Lo nuestro es… Frecuencia Modulada…

Volvería a aquellos spots publicitarios que tanto y tanto me gustaban…¡Alonso, Alonso, Alonso o, lo que es lo mismo, Bragas, bragas, bragas!

Rediós! Así da gusto empezar el día!

Volvería a gritar…Buenos días…Navarrrraaaaaaa!!

Y me abalanzaría de nuevo hacia ti con mi voz. ¿Dónde vas? ¿Me dejas acompañarte? En el coche o andando por la calle Olite o mirando el discurrir del río Aragón desde el puente de hierro de Sangüesa o en la biblioteca haciendo que estudias…

No sería un encuentro bisoño. Nuestro encuentro de los lunes sería diferente.

Lejos queda aquel septiembre de 1923 cuando empiezan a fabricarse y venderse los primeros aparatos receptores. Radio Ibérica realiza sus primeras emisiones de manera experimental. Un año después, Radio Barcelona, regulariza su actividad radiofónica y adquiere la primera concesión legal para utilizar las ondas hertzianas.

A partir de ese día empezamos a cerrar los ojos para abrir los oídos.

Seriales, radionovelas, improvisados radiofonistas, música folclórica, fútbol…’A mí, (tararará), me gusta el fútbol’

El pasado lunes día 13 celebramos el día mundial de la radio y a través de estas letras quisiera felicitar a todas aquellas personas que por medio de las ondas nos acompañan en nuestros viajes, en nuestros inicios de jornada, al final de un infinito día…

Suena el pitido de las señales horarias. Es nuestra hora. Sintonizas el canal. Empieza a sonar esa melodía que te indica que empezamos el programa…

Wowwwwwww!

¿Preparados? Todos juntos…

¡Buenos días, Navarrrrraaaaaaaa!!

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.