Pablo Sabalza es escritor.

Libros valiosos

Estoy sentado en silencio. Pensándote a gritos.

Codex Leicester, de Leonardo da Vinci
Codex Leicester, de Leonardo da Vinci

Les voy a contar algo.

Acostumbro a recluirme a escribir en un monasterio sito en la isla de Gran Canaria.

Se trata de un enclave benedictino en el que ya me han acogido en innumerables ocasiones. De hecho, tras varios años ejerciendo la labor de librero me ofrecí para organizarles su biblioteca. Debo reconocer que no fue tarea fácil. Amén de diversos libros de narrativa y viajes encontré catecismos, vidas y milagros de santos, libros jurídicos englobados en el derecho confesional con leyes canónicas y eclesiásticas y un larguísimo etcétera.

Es una amplia biblioteca que gracias al apoyo institucional y privado fue ampliada hace varios años para regocijo y disfrute de los frailes residentes en la comunidad y de aquellos entusiastas que como yo, nos perdíamos entre el silencio de aquel sacro lugar y el repicar de campanas y campanillas.

Gran parte de mis libros publicados han tenido entre frase y frase el silencio que allá se hospeda entremezclado con el mecer del viento en las hojas y el canto del pájaro y la campana afónica haciéndose paso entre la montaña y el cielo.

En cierta ocasión solicité a uno de los frailes (mi obra, ‘El cuento de los cuentos’, lo demandaba) la posibilidad de hojear y manipular alguno de los libros antiguos de los que disponen en el monasterio y que custodian con sumo mimo y seguridad.

Y tras plantear mi petición a la comunidad, éstos accedieron permitiéndome disfrutar de un libro del siglo XVI durante unas horas.

Eso sí, con la compañía de uno de los frailes y unos guantes para poder tratarlos.

La encuadernación del libro era en cuero. Al parecer, a lo largo del  siglo XVI se hicieron raras las encuadernaciones de orfebrería, utilizadas en la Edad Media por los monjes, precedentes al que en ese momento tenía en mis manos.

Como supe después, esta encuadernación conoció su apogeo en Europa entrada ya la Edad Media. Las tapas se hacían, normalmente, de madera de haya, de roble o de arce, y recubiertas con cuero, por lo general, piel de ternera pardo oscura que se decoraba de diversas formas.

Supe con el tiempo que también se empleó piel de ciervo y de otros animales.

De un periodo más antiguo de la Edad Media se conocen diversas encuadernaciones cuya decoración adoptó la forma de repujado, es decir, sobre el cuero húmedo se dibujaba un modelo que después era grabado con un cuchillo y retocado con un instrumento romo o un punzón.

Este tipo de libros son joyas, diamantes literarios que lamentablemente escasean. Muchas personas e instituciones se interesan por estos libros. Los hay muy valiosos…

Por el que más se ha pagado (22.4 millones) es por el Codex Leicester, de Leonardo da Vinci . Su comprador fue el empresario y filántropo Bill Gates en 1994. Se trata de un documento científico de 72 páginas acerca de astronomía, meteorología, hidráulica, cosmología, geología y paleontología.

La Magna Carta (15.5 millones) fue adquirida en 2007 por el empresario estadounidense David Rubenstein. Es una copia de 1297, escrita a mano y con el sello del Rey Eduardo I. Le sigue el Evangelio de San Cuthbert de Lindisfarne (10.7 millones). En posesión de la Biblioteca Británica desde el año pasado. Es el libro europeo más antiguo que haya sido conservado en perfectas condiciones. Es una copia manuscrita y en latín del Evangelio según San Juan, descubierta en la tumba de San Cuthbert al abrirse en 1104.

Bay Psalm Book (10,5 millones). Es el libro impreso en EE UU más antiguo.

The Birds of America, de John James Audubon (8.4 millones). El comerciante de arte londinense Michael Tollemache lo compró en 2010. Una obra de la que sólo se publicaron 120 copias completas entre 1827 y 1838; un total de 435 impresiones distribuidas en cuatro volúmenes. Todas las ilustraciones están hechas a mano por su autor (Audubon) a escala natural, algo que complicó mucho la posición en la que debían ser representadas las especies.

Evangelios de Enrique el León (5.9 millones). Adquirido por un grupo de instituciones alemanas en 1983. Son 800 páginas manuscritas y encargadas por el príncipe de Sajonia y Baviera que ilustran el arte medieval.

Comedies, histories and tragedies (3,94 millones). Primera compilación de obras de teatro de Shakespeare. El libro tiene 36 folios con 11 tragedias, 15 comedias y 10 obras históricas. Fue editado en 1963. Hoy, su valor, pese al precio al que se adjudicó, se estima en 16 millones de euros.

Biblia de Gutenberg. Se trata del legendario incunable realizado por Johans Gutenberg alrededor de 1455. Su producción dio comienzo a la producción impresa de libros en occidente.

Supongo que a todas aquellas personas que somos amantes de los libros nos gustaría apreciar, como quien disfruta de una obra de arte, de estos ejemplares.

Lamentablemente, al menos en mi caso, mis ahorros no me dan ni tan siquiera para una página de alguno de los que les acabo de nombrar. Mas no me importa, pues sin alcanzar las alturas literarias de Leonardo he podido disfrutar de ejemplares preciosos, excelentemente conservados y de valor literario e histórico mayúsculo.

También las librerías albergan grandísimas joyas, no por su antigüedad, sino por su calidad literaria. No les miento. Nunca me atrevería.

Vayan si no me creen. Vayan a una librería.

Paseen sus dedos por los lomos de las obras. Curioseen, dedíquenles tiempo, zambúllanse en mar de papel y olas de  letras.

..pues el libro más caro del mundo es aquel que una vez lo leas, lo conservarás y lo albergarás por siempre en tu corazón.

Y ni todos los millones del mundo podrán reemplazar ese sentimiento.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.