Pablo Sabalza es escritor.

Día internacional del animal... y literario

Lo dejo suelto, y se va al prado, y acaricia tibiamente con su hocico, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas... Lo llamo dulcemente: « ¿Platero?» y viene a mí con un trotecillo alegre que parece que se ríe en no sé qué cascabeleo ideal…

Un dibujo de la imagen de Platero, de Juan Ramón Jiménez.
Un dibujo de la imagen de Platero, de Juan Ramón Jiménez.

El pasado miércoles 4 de octubre celebramos el Día Internacional de los Animales. Tengo en la memoria una frase de Mahatma Gandhi que apuntaba que “un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales”.

(Lanzo al aire esta reflexión para que entre todos la valoremos)

Me encantan los animales. Desde niño he mantenido contacto con ellos, ya que mi familia materna proviene de una localidad pasiega de la zona de Cantabria, San Pedro del Romeral para más señas, en la que los animales forman parte primordial del modus vivendi, al dedicarse sus habitantes al duro y sacrificado mundo de la ganadería.

Vacas, caballos, yeguas, perros, gallinas, gatos, burros, lagartijas o caracoles me acompañaban cotidianamente.

Hasta que no amas a un animal, una parte de tu alma sigue sin despertar. ¿No les parece?

Nos tenemos que desplazar al año 1931 cuando un grupo de ecologistas de Florencia establecieron esta fecha para concretar la atención en las especies en peligro y celebrar la existencia de los animales en todo el mundo.

El 4 de octubre fue elegido como Día Mundial de los Animales, ya que es la fiesta de San Francisco de Asís, patrón de los animales y del medio ambiente. El mismo día del año 2003, organizaciones inglesas defensoras de los animales, decidieron organizar un evento anual para conmemorar esta fecha que ha ido abarcando varios países del mundo.

Buena culpa de que bautizase con distintos apodos a los animales de mi infancia la tuvieron los libros que leía con esa edad.

Aquellos maravillosos cuentos infantiles a los que hoy dedico buena parte de mi escritura me cautivaron de forma tal, que es imposible no hacer mención al Libro de la selva de Rudyard Kipling, el lobo de Caperucita Roja de Charles Perrault, Los siete cabritillos y su madre, Los tres cerditos, El conejo, La oruga, El gato con botas, los ratones y el caballo de la Cenicienta, los dragones, las golondrinas, los pájaros…un amplísimo abanico de distintos y diversos animales que figuraban en los libros de los Hermanos Grimm o de Hans Christian Andersen, entre otros.

Pero me hice mayor, aunque la juventud no tenga edad, y aparecieron otros libros con otros animales como el cachalote albino creado por el escritor Herman Melville y conocido mundialmente por ‘Moby Dick’.

El zorro de mi libro preferido, ‘El Principito’, que cazaba gallinas y que deseaba ser domesticado para dejar de ser un animal más y convertirse en uno más especial.

El elefante asiático en torno al cual gira la novela de José Saramago, ‘El viaje del elefante’, y que narra el periplo de éste por media Europa como una burla a las flaquezas de la realeza y los sentimientos de un ser vivo independientemente de su intelecto, raza o condición social.

Recuerdo a una gaviota que me echó una mano en un momento de mi vida que necesité “levantar vuelo”. La gaviota más famosa de la literatura inspiró la novela corta de ‘Juan Salvador Gaviota’ publicada por Richard Bach en 1970. La historia, centrada en el proceso de auto superación de una gaviota que conseguía unificar el placer del viaje con el orden establecido, evocaba toda una oda a la libertad y la expresión de cada uno de nosotros.

Aunque para animales literarios importantes, dos.

El caballo más famoso de la literatura española, y me atrevo a decir que universal, como es Rocinante, caballo del ilustre hidalgo Don Quijote sobre cuya montura embistió a los molinos de la Mancha y recorrió las tierras españolas. Bautizado con tal nombre por su carácter alto, sonoro y significativo y, por otro lado, el burrito más famoso como es Platero. ¡Ay, qué maravilla de libro!

Y puedo mencionarles también otros animales como La ratita presumida, Tarzán de los monos, el oso Winnie de Pooh, el caballo y el mono de la pelirroja Pippi Calzas Largas, la famosa golondrina del precioso cuento El príncipe feliz de Óscar Wilde (por favor, léanlo), El patito feo, El perro de los Baskerville de Arthur Conan Doyle, la lechuza de Harry Potter, el tigre de Bengala de la Vida de Pi, el cerdo de Rebelión en la granja…

¿Lo ven? También los animales hacen literatura.

Y así iba yo en mi dulce infancia, por aquellos valles pasiegos que la intensa lluvia primaveral convertía en alfombras de infinitos verdes con mis perros y mis caballos y mis burros y mis vacas.

Bautizaba como Nube a la oveja, Dálmata a la vaca, Televisión al caracol (por las antenas), Turuleca a la gallina o Platero al burrito…

¡Ay, Platero! “Aquel burro pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos.”

Claras tardes de aquel otoño. Cuando el aire puro de octubre afilaba los límpidos sonidos y subía del valle un alborozo idílico de balidos, de rebuznos, de risas de niños, de ladridos y de campanillas.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.