Blog / La cometa de Miel

Ya sé quién es

Por Pablo Sabalza 02 Enero, 2018 - 7:17

‘Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso’

Una pareja de niños baila en una fiesta.
Una pareja de niños baila en una fiesta.

Ya sé quién es.

¡Ay, se puede ser tan dichoso!

Disimulad mi éxtasis pero…

Ya sé quién es.

El viernes 15 de diciembre

fui a cenar con amigos.

Comimos tartar de atún.

Ensalada con queso.

Pastel de cereza.

El vino era azul.

Bueno, la botella lo era.

Y después,

-como luces de valses y palomas-,

nos fuimos a bailar.

Y ahí fue donde la vi.

¡Ay, se puede ser tan dichoso!

En mi hombro ancló su mano

y me dijo:

(-no sé si lo soñé o, en verdad, me lo dijo-)

“Hasta Dafne y Atis

conocen tu tristeza.”

Y yo que oigo campanillas de oro

y que sueño cristales

y almidono la luna.

Yo que soy más poeta que los gitanos;

más música que la nieve

y más ignorante que el leopardo.

Yo, que oigo campanillas de oro,

callé cual ermitaño.

Me contó que vivía en un huerto

-junto a  la rosa y la camelia-.

Su voz caía en mí como una hoja.

Me habló de las semillas desnudas;

del agua dorada;

de la parda brisa;

del hilo de voz de la lechuza.

La noche ya era un pétalo de luna.

Alguien la llamó.

-Sobre el viento voló un eco-.

Y se fue como una vieja ola.

¡Ya sé quién es!

¡Ya sé quién es!

¡Ay, se puede ser más dichoso!

*Dedicado a Amalia Ortiz-Roldán, mi madre, en el día 2 de enero, fecha de su cumpleaños.

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ya sé quién es