Ha sido subdirector del Museo Guggenheim Bilbao y director fundador del Museo Universidad de Navarra. Licenciado en Economía, Doctor en Teoría del arte, MBA por el IESE, y graduado por el Getty Leadership Institute. Editor de la antología de textos de Mark Rothko. Profesional del mundo de los museos. Twitter: @mlopezremiro

I am from Bilbao

Este mes de octubre se cumple el XX aniversario del Museo Guggenheim Bilbao, un museo singular que ha marcado la historia. 

Una vista del Museo Guggenheim de Bilbao.
Una vista del Museo Guggenheim de Bilbao.

No podía comenzar mi colaboración sobre cultura contemporánea con NAVARRA.COM con un motivo mejor que hablando de Bilbao

Y es que se cumple este mes de octubre el XX aniversario de un singular museo del siglo XXI que ha marcado historia: el Museo Guggenheim Bilbao. Junto a la excepcional programación del museo que lo celebrará, desde la insuperable exposición sobre Bill Viola, las programadas sobre figuras clave del arte como Annie Albers o David Hockney, existen otras actividades que conmemoran el aniversario.

Y dentro de éstas el museo ha lanzado un spot en él que aparecen, entre otros, tres figuras clave de este centro de arte, que son además tres de mis artistas preferidos, Richard Serra, Jenny Holzer y Frank Gehry.

Richard Serra es un artista norteamericano fundamental en la historia del arte, con una postura conceptual en la cual el espectador y su experiencia es el objeto retratado, su obra La Materia del Tiempo, es una de las más importantes instalaciones esculturales del mundo; Jenny Holzer, con su instalación para la sala 1 del museo, traza en su obra Proyecto para Bilbao una de las obras icónicas del arte con palabras, un relato introspectivo y singular y un ejemplo único de un arte en diálogo con la arquitectura, el espacio y el espectador.

Y Frank Gehry, el arquitecto, pero para mi también artista, que con este edificio tejió una pieza arquitectónica singular. Colocada al ras de la ría, cercando y abrazando el puente de la Salve y manteniendo la cota de las casas de Iparraguirre, el museo es un ejercicio insuperable de cómo entender una ciudad y la creación de un museo como plaza.

Y es que este museo nos reta, tanto a los espectadores como a los artistas, y proclama una tipología de espacio que defiende que el arte ya está en movimiento y que el lugar que lo reciba tiene que corresponder. Ya lo dijo Manet, toda exposición es un terreno de lucha. Y como ejemplos de cómo de fructífero puede ser ese diálogo, tenemos las fantásticos instalaciones de Serra y Holzer. Estos dos artistas aparecen filmados en blanco en negro en el spot del Museo. De forma breve se presentan para después afirmar, de manera sorprendente e irónicamente convincente, y entre risas, que son de Bilbao. Y lo sienten porque el museo los ha hecho de allí.

Visité por primera vez Bilbao, siendo muy joven, cuando estaban construyendo este museo. Me fascinó, me pregunté cómo era posible. La apertura del Museo Guggenheim Bilbao coincidía con mi interés por ver más arte y más arte. Durante los siguientes años, “el” Guggenheim llenó un espacio fascinante para mí para arraigar más en cultura contemporánea, primero como espectador, luego durante unos cuantos años en lo profesional como parte de su equipo.

Felicidades Guggenheim por esta fecha, y por ofrecer a toda una generación, de la que me siento parte, un espacio de crecimiento y cambio cultural, que es para mi el verdadero efecto Bilbao. Ya lo dice el spot, “el arte lo cambia todo”. O si no pregunten a Richard Serra quien cierra el vídeo diciendo “Soy de Bilbao. De hecho todos somos de Bilbao”. Pues sí, I am from Bilbao. 

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.