Ha sido subdirector del Museo Guggenheim Bilbao y director fundador del Museo Universidad de Navarra. Licenciado en Economía, Doctor en Teoría del arte, MBA por el IESE, y graduado por el Getty Leadership Institute. Editor de la antología de textos de Mark Rothko. Profesional del mundo de los museos. Twitter: @mlopezremiro

Arte en el espacio (de internet)

En este proyecto, recorremos estancias como la Ópera de París, el mismo en el que se cuenta la novela del Fantasma de la Ópera.

Mario Santamaria, Palais Garnier. Paris, France, The Phantom of the Mirror.
Mario Santamaria, Palais Garnier. Paris, France, The Phantom of the Mirror.

Hace unos días tuve un coloquio con el artista Mario Santamaría en la Fundación Mainel de Valencia, ciudad que está experimentando, por cierto, un auge en la atención a las prácticas artísticas contemporáneas. Nuevos espacios como Bombas Gens, o el futuro espacio de arte en el Palacio de Valeriola, renuevan la fuerza en el campo de las artes de una ciudad que siempre ha tenido un lugar destacado en España.

En este contexto de ciudad, Mainel celebra este mes de noviembre la 22 edición de sus coloquios sobre cultura visual. Cuando me llamaron para realizar una conversación con un artista propuse invitar a Mario Santamaría, de cuya práctica me interesa su capacidad de observar el mundo actual absorbido en internet y lanzar preguntas.

Nacido en Burgos y formado en Bellas Artes, precisamente en Valencia, en una de las pocas facultades de Bellas Artes insertadas en una Universidad Politécnica, Santamaría es uno de los jóvenes referentes del arte en esta era de lo digital. Bajo el título “Arte, internet y viejos medios”, la conversación giró sobre las claves de su carrera artística y sus fuentes en distintos momentos de la historia del arte, relacionados con formas de comunicarnos para finalmente abordar internet.

Desde Walter de Maria a las prácticas del Land Art, el despliegue de lo escultórico en la naturaleza de artistas como Richard Long o Robert Smithson, o la exploración artística de artistas como Hamish Fulton, para quién el viaje es una forma de arte; incluso llegamos a Julio Cortazar y su viaje experimental de 1983 entre París y Marsella, para hablar de cómo la experiencia y contenido artístico tienen siempre mucho de utopía y finalmente de viaje.

De las obras de Santamaría me sigue cautivando la fuerza estética de su proyecto The Phantom in the Mirror, en el cual el artista realiza capturas de pantalla, presentadas luego como fotos, de espacios museísticos, y palaciegos, utilizando la herramienta de Google que nos deja pasear por estos lugares.

Santamaría, quien dice que los ha recorrido todos, encuentra ciertas paradojas en estos viajes virtuales, y en concreto un cierto colapso poético en el cual vemos al robot de Google, que toma las imágenes y se autorretrata reflejado en espejos de estos museos. Las imágenes resultantes, son fotografías de carácter estético clásico, a lo Cándida Hoffer, y por supuesto tienen una relación con la práctica artística del autorretrato algo clave desde el principio de la expresión artística moderna. En este proyecto, recorremos estancias como la Ópera de París, el mismo en el que se cuenta la novela del Fantasma de la Ópera. Aquí vemos a este otro fantasma que es un robot, que se retrata y posa de forma hierática, artística, situándose en el espacio mirándonos.

Santamaría, que comenzó como escultor, me comentaba un día que él en realidad lo seguía siendo porque la escultura tiene que ver con la creación de cosas en el espacio, e internet lo es. 

Palace of Versailles 1min 8s from Mario Santamaria on Vimeo.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.