Navarra.com da voz a sus lectores con la publicación de sus cartas, opinión o denuncias de temas de actualidad.

Envía tu carta al director

Consejos para unas vacaciones acompañados por nuestro perro

Carta enviada por Javier Yabar, vocal del Colegio Oficial de Veterinarios de Navarra.

Dos perros asomados a la ventanilla de una furgoneta. ARCHIVO
Dos perros asomados a la ventanilla de una furgoneta. ARCHIVO

En los desplazamientos por España un perro navarro mayor de 4 meses debe portar la cartilla oficial del Gobierno de Navarra donde deberá constar el número de microchip así como la fecha de la vacunación de la rabia, sellada y firmada por un veterinario.

Si el viaje con nuestro perro supone el desplazamiento a otros países dentro de la CEE deberemos contar con un pasaporte oficial. En este caso hay que tener en cuenta que entre la primera vacunación de rabia y la salida de nuestro país deben transcurrir por lo menos tres semanas. Si nuestro perro ya es adulto, la revacunación de rabia para viajar por la CEE debe ser administrada con una periodicidad inferior a un año.

Los más viajeros, esos que traspasan las fronteras de la CEE con su perro, además de portar el pasaporte del animal en regla, necesitarán un “certificado de salud para la exportación de mascotas” sellado tanto por su veterinario como por un funcionario del Ministerio de Agricultura en Navarra.

Para la reintroducción de nuestro animal en la CEE a la vuelta del viaje, debemos contar con un documento donde conste la “titulación de anticuerpos contra la rabia” que exige la ley. Para la obtención de este documento es preciso realizar un análisis de sangre en un laboratorio autorizado. Este trámite requiere de una planificación más dilatada en el tiempo y de la colaboración una vez más de su veterinario.

Además de la documentación en regla es conveniente dedicar un poco de tiempo a planificar cada caso teniendo en cuenta las particularidades del animal, su edad, su estado de salud, el medio de transporte y las condiciones sanitarias del lugar de destino.

En este último punto hay que recordar que pequeños desplazamientos pueden acarrear importantes variaciones en cuanto al riesgo de contraer enfermedades para nuestro compañero de viaje.

En todo caso es muy aconsejable acudir a la consulta de su veterinario con tiempo suficiente para aclarar todos estos puntos y de esa forma procurar que el viaje soñado no se convierta en pesadilla.

Carta enviada por Javier Yabar, vocal del Colegio Oficial de Veterinarios de Navarra.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.