Navarra.com da voz a sus lectores con la publicación de sus cartas, opinión o denuncias de temas de actualidad.

Envía tu carta al director

Cuando la realidad no sabe a embutido

Carta enviada por David Gralon

Carlos Couso (Podemos) en un pleno del Parlamento de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY
Carlos Couso (Podemos) en un pleno del Parlamento de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY

Oíamos los comentarios de Carlos Couso, parlamentario de Podemos, sobre las polémicas condiciones para acceder a las becas para universitarios en la Comunidad Foral. Para quien no lo sepa esta nueva convocatoria dificulta a los estudiantes con menos recursos el acceso a la universidad ya que no recibirán beca si no han solicitado la UPNA como primera opción, si no han sido admitidos en la UPNA, si la UPNA no ofrece su carrera, si los estudios ofertados en la UPNA no son en la lengua elegida o si la universidad seleccionada está más cerca del domicilio.

El parlamentario, entre otras perlas, ha lanzado flores a la educación pública con diversas frases de entre las que destaca "confunden el derecho con el capricho: yo también quiero almorzar jabugo todos los días pero me conformo con mortadela".

Por lo visto al “señor” Couso le parece que la Universidad Pública de Navarra ofrece una enseñanza de peor calidad por el hecho de ser pública. Precisamente una de las características que hacen grande a este país es su educación pública, financiada con el dinero de todos los españoles y que permite que los jóvenes disfrutemos de una educación de calidad subvencionada, haciendo de la educación un valor universal en España.

De esta educación pública, de esta "mortadela", han salido profesionales del calibre de Pedro Cavadas, vanguardista cirujano que realizó el primer trasplante de cara en España; Susana Marcos, Directora del Instituto de Óptica del CSIC, que ha desarrollado un aparato que ofrece una prescripción de la gafa necesaria al instante lo que supone todo un avance en países en vías de desarrollo; Alberto Ruiz Jimeno, fundador el Grupo Atlas de Energías del IFCA (CSIC - Universidad de Cantabria), que estudia las teorías más importantes de la física en el Gran Colisionador de Hadrones; Laura Lechuga, profesora de investigación del CSIC en el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología, que diseña tecnología para la detección precoz de enfermedades; Francisco Martínez Mojica, investigador de la Universidad de Alicante y desarrollador del CRISPR, que ha descubierto el sistema de inmunidad adquirida de bacterias; José Manuel Galán, egiptólogo del CSIC e impulsor de proyecto Djehuty, con más de doscientas momias descubiertas a sus espaldas; Mariano Barbacid, bioquímico en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, referencia mundial en la lucha contra el cáncer por sus innumerables descubrimientos... Y aún podríamos añadir más nombres como los de Juan José Gómez Cadenas, físico, Mariano Esteban, presidente de la Real Academia de Farmacia, Carmen Martínez, directora del grupo de viticultura del CSIC, Mara Dierssen, investigadora del Centro de Regulación Genómica de Barcelona, Miguel Delibes de Castro, biólogo investigador del CSIC y tantos y tantos españoles que gracias a la "mortadela" de educación pública que tenemos están embarcados en multitud de proyectos.

¿Quién es Carlos Couso, cuyo mayor logro es ser parlamentario por la formación morada, para calificar a nuestra educación pública de mortadela, para tratar de desprestigiarla de esa manera?

Por otra parte estudiar no es ningún capricho. Estudiar es poner el primer ladrillo del futuro, encaminarse hacia la meta que uno desea. Estudiar es explotar las capacidades para dar lo mejor de nosotros mismos, para hacer del mundo un lugar mucho mejor. Estudiar es ofrecer soluciones en todos los campos. Estudiar es asegurar que los jóvenes de hoy sean capaces de dar las mejores respuestas a los problemas de mañana. Si la educación pública no ofrece todas las alternativas posibles ¿Por qué lastrar a los centros privados? Por contra, deberían darse muchas más facilidades, para que todos seamos los grandes profesionales que podemos ser. Ningún joven debería ver lastrado su futuro por alguien que dice hablar por la "gente" y está menospreciando de esa manera a tantos estudiantes que, como yo, queremos damos lo mejor de nosotros ahora para poder seguir haciéndolo en el futuro. No necesitamos trabas administrativas porque a un señor no le guste una universidad, necesitamos facilidades para sacar adelante nuestro país.

David Gralon.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.