Juan Iribas (Tafalla, 1973) es autor de ‘El guardián de la intemperie’, ‘El destino de Sofía’, ‘El cuaderno de piel vuelta’ y ‘Antes de que huela a café’. Periodista en Thomson Reuters Aranzadi, ha colaborado en radio, prensa y revistas, y ha sido jurado en certámenes literarios.

Pesadilla

Duermo poco y, generalmente, mal. De vez en cuando sufro alguna que otra pesadilla. Hay una que no logro quitarme de encima y que ha pasado de ser un sueño a convertirse en un pensamiento recurrente.

Recuerdo que soñé, con 14 o, a lo sumo, 15 años, que un conocido me perseguía hasta la estación del tren. Un individuo con el pelo negro y rizado, muy moreno de piel, de andares legionarios y con unos agujeros en la nariz donde podrían circular varios vagones del metro.

Ese tipo avanzaba por la acera de aquella avenida cada vez más deprisa, me alcanzaba y luego ya solo recuerdo una enorme angustia mezclada con mis gritos impotentes que aún me provocan dolor de estómago y una respiración entrecortada.

Uno, con más de cuarenta cumpleaños encima, no puede hacer el ridículo ni airear historias como esta. O sí…, así que allá voy. El otro día (no haré un spoiler, pero siento anunciar que el final es previsible) me acerqué a la estación para recoger a un familiar. Noche cerrada, ventosa, fresca y un andén vacío. O ahí aparecía Alfred Hitchcock con alguna de sus rubias o el protagonista de mi recurrente pesadilla.

Alguien abrió la puerta que da acceso al minúsculo recibidor y dio varios pasos cortos y rápidos; deduje que no había entrado en la estación el mago del suspense. Me encontraba de espaldas a aquella persona, no tuve tiempo de darme la vuelta, me puso una mano en el hombro y, a la vez, sentí cómo algo frío entraba por mi costado izquierdo repetidas veces.

Para que luego digan que los sueños no se cumplen…

Ideación de ‘Pesadilla’

El jueves pasado coincidí en un bar con el protagonista de la mayor de mis pesadillas.

Caracteres con espacios: 1.672

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.