Pablo Sabalza es escritor.

Papel quisiera ser

Quisiera ser papel. Esponjoso y cubierto de fino hilo. …que por mi cuerpo se posasen frases como: ‘No me dejes’ o ‘Te necesito’. Vestirme con MAYÚSCULAS y… -¡¡Exclamaciones!!- Lanzarte a tus oídos todas mis admiraciones. Hablar de ciencia y filosofía. Cuentos,...

Declaración

Si existe alguna parte de tu cuerpo que por mi verso haya sido olvidada… Si al yacer ambos en una cama de luna nos sobraran sábanas y sueños y almohadas… Si el paraíso dentro de ti se esconde como semilla en tierra sembrada. Si al estar abrazado a tu esqueleto no existiera cuerpo...

Elegía a la silueta eterna

A Manu Iglesias Descalzo -como las olas por la arena-, paseabas, a la orilla de mi sueño. Y así fue como regando mares, sembrando espumas y plantando caracolas fui a despedirme de ti con un beso. Era una tarde clara y limpia la de mi sueño. Rociaba en el ambiente un aroma mezcla de sonrisa y de silencio…...

La niña de Plutón

Le encantaba espiar las estrellas. Subir al desván, abrir una pequeña ventana que daba al tejado, gatear por él y durante la noche mirar hacia el cielo. Pensar que las luces iluminadas a lo lejos no eran estrellas sino hogueras que hacen los hombres del espacio para que les veamos.

Todos somos mortales

Todos somos mortales. La mosca y yo lo somos. El mendigo y la crin al aire enloquecida. La vela y el atajo y la cerilla. La rosa y la ola de la mar temprana. El olor a lavanda, la lluvia y el año Nacen para ser muertos… Pero no el amor que te tengo. Mi caricia. Mi suspiro. Mi beso. La paz que me transmites. El...

Mi barco pesquero

El pasado fin de semana fui invitado a una deliciosa comida en La cofradía de pescadores de un pueblo canario llamado Puerto de Mogán. Alguien señaló al ver la fuente de pescados que traía la camarera: ¡Este plato no se lo salta un gitano!

Kandinsky - amarillo-rojo-azul

Pongamos que hablo de Kandinsky

‘Una cosa se me hizo manifiesta: que la objetividad, la descripción del objeto, no era necesaria en mis pinturas y que en realidad les perjudicaba’.

De la mar, el azul

Al pasear por la arena no son las caracolas sembradas; ni las rizadas olas -ora plata, ora blancas-. Tampoco la brisa de la gaviota con su salado aliento de agua; No es el batir de espumas, ni el horizonte púrpura que mi cuadro visual enmarca. Si existe una emoción que mis sentimientos ensalza… Es...