Juan Iribas (Tafalla, 1973) es autor de ‘El guardián de la intemperie’, ‘El destino de Sofía’, ‘El cuaderno de piel vuelta’ y ‘Antes de que huela a café’. Periodista en Thomson Reuters Aranzadi, ha colaborado en radio, prensa y revistas, y ha sido jurado en certámenes literarios.

Alguien toca una guitarra

Mover el pie

Yo, que había llenado estadios, pabellones, auditorios, jamás me había atrevido a actuar en mi pueblo.

Una imagen de dos personas mayores

De rompe y rasga

El otro día cometí la equivocación de acompañar a una amiga de compras. Prefiero que me claven astillas en las uñas…

Una imagen de archivo de un supermercado

Una bolsa

Mi nombre es Federico García, nací en Lorca (Murcia) y no, no soy poeta (qué más quisiera yo), sino arquitecto, me va razonablemente bien y quizá necesite contratar a algún colega para mi estudio, de momento a media jornada.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mobyllete

Hace tiempo me saludó un tipo de forma efusiva y yo, que no lo reconocí a primera vista, puse cara de conejo cuando le echas las largas.

Un agente de la Policía Municipal de Madrid deja el recibo de una multa en el. EFE

¿Me lo dejas?

Hizo un esfuerzo de arqueóloga para llegar a sus veinte años y contarme que fue la primera mujer que obtuvo el carné de conducir en la ciudad.

Una pareja de ancianos, de la mano

Pañuelos de papel

El otro día me llamaron por teléfono para hacerme una encuesta.

Imagen de un hombre manejando su smartphone mientras toma un café ARCHIVO

Teléfono inteligente

Tengo un teléfono que es inteligente según la letra grande del fabricante; lo compré hace un par de años en una gran superficie llena de escaleras mecánicas, y hoy aún sigo leyendo la letra pequeña…

Piano.

Pianista ocasional

Me pidieron que trasladara con mi furgoneta un piano de cola para colocarlo en la plaza de un pueblo turístico, así que presto y bien mandado allá acudí con mi socio, una tortilla de atún y un palmero de vino entre pecho y espalda.

Una maleta

Mudanza

Después de vivir 75 años en una casa de pueblo, de piedras robustas, paredes anchas y benditos silencios, avatares de la vida que no vienen al caso me hicieron dejar mi día a día rural y mudarme a un piso pequeño en una aglomeración de muchedumbre rodeado de asfalto y jaleo.

La imaginción brotando de un libro ARCHIVO

El primer libro de mi vida

“Aprendí a leer a los cinco años, en la clase del hermano Justiniano, en el Colegio de la Salle, en Cochabamba (Bolivia). Es la cosa más importante que me ha pasado en la vida”.

Marquesina de la villavesa en Pamplona.

Paisaje

Como el resto de los mortales, la inmensa mayoría de los días repito una serie de tareas antes de salir de casa: hacer la cama, ducha, desayuno… Somos rutina y somos costumbres.

Personas esperando a un ascensor.

Hablar por no callar

Hace tiempo me di cuenta de que, como canta Manolo García, “si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir”.

Un hombre calvo junto a sus perros. ARCHIVO

Alopecia

El otro día me contó un amigo cómo superó la etapa en la que el otoño llegó a su cabeza.

Una pareja pasa un día de picnic mientras brinda con copas de vino durante una charla ARCHIVO

Tenemos que hablar

Nunca entendí el “tenemos que hablar” ni su posterior y obvio “se acabó”.

Un aula. ARCHIVO

Redacción

La alumna se sentaba en el pupitre que había junto al radiador y la ventana, y esta circunstancia le hacía sentir a la vez calor y frío.

Alguien graba un vídeo en un concierto.

Inmortal

Me gusta la música y, de cuando en cuando, a uno le encanta escuchar buenas canciones, a poder ser en directo.

Trayectoria intachable

El comisario Varela contaba con una hoja de servicios que sus colegas querrían tener…

Un libro sobre la arena. ARCHIVO

Sueños

El otro día viajé en autobús por culpa de una avería en mi queridísimo coche.

Una estación de tren

Pesadilla

Duermo poco y, generalmente, mal. De vez en cuando sufro alguna que otra pesadilla. Hay una que no logro quitarme de encima y que ha pasado de ser un sueño a convertirse en un pensamiento recurrente.