Juan Iribas (Tafalla, 1973) es autor de ‘El guardián de la intemperie’, ‘El destino de Sofía’, ‘El cuaderno de piel vuelta’ y ‘Antes de que huela a café’. Periodista en Thomson Reuters Aranzadi, ha colaborado en radio, prensa y revistas, y ha sido jurado en certámenes literarios.

Un mosquito se posa sobre una superficie..

Kafka por un día

El otro día me dejaron una bici para hacer un recado y, mientras le daba a los pedales, tarareé ‘Y sin embargo’, de Joaquín Sabina, hasta que al pronunciar ‘por ti la vida entera’ me entró un mosquito por la boca.

Hemingway brinda en San Fermín, ya en los años cincuenta. Julio Ubiña Ayuntamiento de Pamplona

Una gota de tinta en un vaso de leche

Me resultó fácil localizarlo en el Café Iruña. Recuerdo que sucedió el día de San Fermín.

Monumento a Ernest Hemingway delante de la Plaza de Toros de Pamplona

Una gota de tinta en un vaso de leche

Me resultó fácil localizarlo en el Café Iruña . Recuerdo que sucedió el día de San Fermín. Unas horas antes, como se dejó escrito, “al mediodía del domingo 6 de julio la fiesta estalló. No hay otro modo de decirlo”. Era al alba, cuando ya podía distinguirse un hilo blanco de uno...
Libros

Olores

El viernes pasado llené el depósito de mi coche después de que el chivato me pegara un grito en plena autopista, a la altura de un acueducto que me distrae a diario.

Gotas de agua ARCHIVO

Dos gotas de agua

Los precios que se pagan por algunas obras de arte y las cláusulas de rescisión de los futbolistas son dos gotas de agua.

El exterior del Gran Café Gijón, en Madrid ARCHIVO

A la hora del telediario

El otro día, sin comerlo ni beberlo, aterricé en el Café Gijón a la hora del telediario (qué más da si el de las 15.00h o el de las 21.00h).

El defensa de Osasuna, Miguel Flaño pelea un balón. EFE/Jesús Diges.

Rondo

Cuando era pequeño aspiraba a debutar en El Sadar diez minutos antes de que acabase el partido y meter el gol de la victoria ‘a lo Sergio Ramos’ tras un saque de esquina. Tengo tanta imaginación que creo haberlo vivido. ¿O solo lo he soñado?

Alguien toca una guitarra

Mover el pie

Yo, que había llenado estadios, pabellones, auditorios, jamás me había atrevido a actuar en mi pueblo.

Una imagen de dos personas mayores

De rompe y rasga

El otro día cometí la equivocación de acompañar a una amiga de compras. Prefiero que me claven astillas en las uñas…

Una imagen de archivo de un supermercado

Una bolsa

Mi nombre es Federico García, nací en Lorca (Murcia) y no, no soy poeta (qué más quisiera yo), sino arquitecto, me va razonablemente bien y quizá necesite contratar a algún colega para mi estudio, de momento a media jornada.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mobyllete

Hace tiempo me saludó un tipo de forma efusiva y yo, que no lo reconocí a primera vista, puse cara de conejo cuando le echas las largas.

Un agente de la Policía Municipal de Madrid deja el recibo de una multa en el. EFE

¿Me lo dejas?

Hizo un esfuerzo de arqueóloga para llegar a sus veinte años y contarme que fue la primera mujer que obtuvo el carné de conducir en la ciudad.

Una pareja de ancianos, de la mano

Pañuelos de papel

El otro día me llamaron por teléfono para hacerme una encuesta.

Imagen de un hombre manejando su smartphone mientras toma un café ARCHIVO

Teléfono inteligente

Tengo un teléfono que es inteligente según la letra grande del fabricante; lo compré hace un par de años en una gran superficie llena de escaleras mecánicas, y hoy aún sigo leyendo la letra pequeña…

Piano.

Pianista ocasional

Me pidieron que trasladara con mi furgoneta un piano de cola para colocarlo en la plaza de un pueblo turístico, así que presto y bien mandado allá acudí con mi socio, una tortilla de atún y un palmero de vino entre pecho y espalda.

Una maleta

Mudanza

Después de vivir 75 años en una casa de pueblo, de piedras robustas, paredes anchas y benditos silencios, avatares de la vida que no vienen al caso me hicieron dejar mi día a día rural y mudarme a un piso pequeño en una aglomeración de muchedumbre rodeado de asfalto y jaleo.

La imaginción brotando de un libro ARCHIVO

El primer libro de mi vida

“Aprendí a leer a los cinco años, en la clase del hermano Justiniano, en el Colegio de la Salle, en Cochabamba (Bolivia). Es la cosa más importante que me ha pasado en la vida”.

Marquesina de la villavesa en Pamplona.

Paisaje

Como el resto de los mortales, la inmensa mayoría de los días repito una serie de tareas antes de salir de casa: hacer la cama, ducha, desayuno… Somos rutina y somos costumbres.

Personas esperando a un ascensor.

Hablar por no callar

Hace tiempo me di cuenta de que, como canta Manolo García, “si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir”.