TRIBUNALES

La trabajadora de una sucursal de Pamplona acusada de estafar 500.000 euros a ancianos será juzgada este miércoles

La mujer habría llegado a embolsarse 483.981,28 euros que ahora deberá indemnizar a la entidad bancaria para la que estuvo trabajando hasta 2015, cuando se descubrió la estafa.

Mujer consulta su ordenador. /RefundMe
Mujer consulta su ordenador. /RefundMe  

Una navarra será juzgada este miércoles 22 de marzo por estafar casi 500.000 euros a ancianos en Pamplona valiéndose de la confianza que las víctimas tenían depositada en ella para gestionar sus cuentas en la sucursal bancaria.

El Fiscal pide seis años de prisión para esta navarra que será juzgada el próximo miércoles 22 de marzo al quedar aplazado el juicio que se iba a celebrar en Pamplona el viernes 11 de noviembre.

Según explica el Ministerio Público en el procedimiento abreviado, la empleada que trabajaba en una céntrica sucursal pamplonesa está acusada de un delito continuad de estafa "valiéndose de su posición, de la confianza generada en los clientes por el tiempo que llevaba gestionando sus depósitos bancarios y por la edad avanzada de algunos de ellos, que confiaban plenamente en la profesionalidad de la acusada".

Desde 2013 y por extensión de dos años, la mujer retiró importantes cantidades de dinero de sus clientes engañándoles para que firmaran los justificantes que presentaba como imposiciones a plazo fijo u otras inversiones.

De esta manera llegó a embolsarse 483.981,28 euros que ahora deberá indemnizar a la entidad bancaria para la que estuvo trabajando hasta 2015, cuando se descubrió la estafa.

UNA CADENA DE ESTAFAS QUE EMPEZÓ CON SU ABUELO

La acusada cometió su primer fraude a través de una cuenta de la que su abuelo era cotitular. En febrero de 2013 procedió a vender un fondo económico que pasó a una cuenta corriente desde la que fue transfiriendo hasta casi 90 mil euros a sus propios depósitos.

De hecho, cuando su abuelo murió tan sólo dos meses después, la acusada canceló la cuenta y se apropió de otros 4.000 euros. En total defraudó 93.981,28 euros a la mujer que compartía titularidad bancaria con su abuelo.

Tras el éxito en la estafa familiar, la acusada continuó manteniendo el mismo modus operandi con otros clientes de la entidad. Solo dos semanas después realizó otro reintegro firmado por una usuaria del banco que tenía entonces 86 años.

Así inició una larga lista de movimientos bancarios que firmaban las víctimas de la estafa creyendo que se trataban de imposiciones a plazo y desconociendo que en realidad la acusada se apropiaba de las cantidades.

En total llegó a estafar a ocho personas, entre los que se encuentra su abuelo y al menos dos mujeres octogenarias más. Al descubrirse el fraude, la entidad bancaria para la que trabajaba procedió a reintegrar a las víctimas del delito el dinero defraudado. Ahora, según solicita el Fiscal, la acusada debería indemnizar al banco con 483.981,28 euros.

Se pide también seis años de prisión para la acusada, una multa de 4.300 euros y la inhabilitación de sufragio pasivo por un tiempo similar, lo que le prohibiría presentarse como candidata a un proceso electoral.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.