CANNABIS

El Constitucional mantiene en suspenso la ley navarra que regula los clubes de cannabis

Ha decidido mantener esta postura hasta que dicte la sentencia que resuelva el recurso formulado por el Gobierno central contra dicha norma.

Marihuana. EFE
Marihuana. EFE  

El Pleno del Tribunal Constitucional ha acordado mantener la suspensión cautelar de la ley foral reguladora de los colectivos de usuarios de cannabis en Navarra, hasta que dicte la sentencia que resuelva el recurso formulado el pasado mes de marzo por el Gobierno central contra dicha norma.

En un comunicado, el TC ha explicado que para decidir sobre el levantamiento o el mantenimiento de la suspensión cautelar de una norma recurrida, el Tribunal "parte del principio de presunción de legitimidad de todas las leyes aprobadas por un Parlamento".

A partir de ahí, "sopesa, de un lado, el riesgo de perjuicio a los intereses en juego, tanto públicos como privados; y, de otro, si esos eventuales perjuicios son de imposible o difícil reparación".

Dicho análisis se realiza, en cualquier caso, "sin entrar en valoraciones de fondo sobre la constitucionalidad de la norma, que el Tribunal sólo puede realizar en la sentencia que resuelva el recurso".

En este caso, el Abogado del Estado alega que el levantamiento de la suspensión cautelar podría causar un "perjuicio" a la salud pública en la medida en que "permite la realización de conductas tipificadas como ilícitos penales o administrativos en la legislación estatal".

Y se refiere en concreto al artículo 368 del Código Penal, que sanciona a quienes "ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, o las posean con aquellos fines".

El letrado del Parlamento de Navarra, por su parte, señala que la ley regula "la constitución, organización y funcionamiento de clubes cuya finalidad es que el consumo de la sustancia se lleve a cabo en lugares cerrados, en pequeñas cantidades y solo por personas que ya son consumidoras".

JURISPRUDENCIA DEL SUPREMO

Para efectuar su análisis, el Pleno del TC tiene en cuenta que, "si bien las asociaciones de consumidores de cannabis han surgido al amparo de la jurisprudencia del Tribunal Supremo, una reciente sentencia de su Sala Segunda ha condenado a varios miembros de uno de estos clubes".

Dicha sentencia precisa que el consumo compartido de droga puede llegar a ser delictivo si no se circunscribe a un "grupo reducido de adictos o drogodependientes" y si éstos no son "identificables y determinados".

El Supremo advierte, en este sentido, de que la "filosofía que inspira la doctrina sobre atipicidad del consumo compartido no es extrapolable" a todos los casos.

PODRÍAN GENERARSE SITUACIONES DE "INSEGURIDAD JURÍDICA"

Visto lo anterior, el Tribunal Constitucional entiende que debe mantenerse la suspensión cautelar. "Con la cautela propia de este incidente", el auto señala que la regulación de los clubes de consumidores de cannabis contenida en la norma recurrida no excluye la posibilidad de que "a su amparo" se realicen "conductas que podrían ser subsumibles en el tipo penal contemplado en el art. 368 CP".

Y, en consecuencia, señala el Pleno del Tribunal Constitucional, "podrían generarse situaciones de inseguridad jurídica para los usuarios de dichas asociaciones".

El auto explica que la ley navarra no prevé "limitación alguna en cuanto al número de personas que puedan integrar esos clubes, al exigirse sólo la condición de consumidor"; tampoco se asegura "que la decisión de consumir droga se haya tomado y ejecutado con anterioridad a la integración en la asociación"; y se permite a los miembros de la asociación retirar una determinada cantidad de droga por persona y día para consumo privado fuera del club, "pero sin garantía de que las cantidades retiradas por esta vía terminen siendo accesibles a terceras personas que las adquieran y circulen para su consumo ilegal".

Todas esas circunstancias, conforme a la citada sentencia del Tribunal Supremo, "podrían llevar a que, en determinados supuestos, el consumo compartido en asociaciones de cannabis se considere delito", sostiene el Tribunal Constitucional.

En definitiva., concluye el TC, "la regulación de los clubes de consumidores de cannabis contenida en la ley navarra ampara conductas que no permiten descartar la posibilidad de que resulten penalmente relevantes y subsumibles en la previsión típica del art. 368 CP como delito contra la salud pública".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.