TRIBUNALES

El presidente del TSJN reconoce algunas presiones durante el juicio a 'La Manada': "Derivó en un escrache"

Joaquín Galve, se ha mostrado "satisfecho" con el proceso pese a "determinadas presiones" como la concentración a las puertas de la Audiencia.

Joaquín Galve Sauras, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, explica la Memoria de Actividades de 2016 en el Parlamento. IÑIGO ALZUGARAY
Joaquín Galve Sauras, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, explica la Memoria de Actividades de 2016 en el Parlamento. IÑIGO ALZUGARAY  

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, Joaquín Galve, ha considerado que el juicio por la violación grupal denunciada en los Sanfermines de 2016 "se ha desarrollado bien", a pesar de haberse producido "determinadas presiones".

"Creo que se ha desarrollado bien, yo estoy satisfecho", ha declarado antes de comparecer en comisión parlamentaria, al ser cuestionado por los medios de comunicación por una valoración del juicio contra cinco jóvenes andaluces que se hacen llamar "La Manada y que concluye este martes.

Galve, que ha matizado que al ser a puerta cerrada no ha tenido mucho conocimiento directo, pero sí indirecto, ha considerado que "el desarrollo del juicio ha sido normal, podemos decir que incluso bueno". En este sentido, ha esperado "que hoy discurra exactamente igual, con total normalidad", en referencia a la sesión de las conclusiones expuestas por las defensas de los acusados.

Tras garantizar que los jueces "van a decidir libres de presiones lo que consideren oportuno", ha matizado que "sin perjuicio de ello, sí que se han producido determinadas presiones que no se deberían de haber producido".

LA MANIFESTACIÓN DURANTE EL JUICIO, "UN AUTÉNTICO ESCRACHE"

El presidente del TSJN hacía así referencia a la manifestación convocada el pasado miércoles en la puerta del Palacio de Justicia, "que derivó en lo que era un auténtico escrache y que obligó incluso a suspender el juicio" hasta que dicha concentración llegó a su fin.

Cuestionado por la sentencia, ha explicado que en temas de agresiones sexuales "el problema que hay es la falta de pruebas directas". En este sentido, ha subrayado la existencia de una grabación que cada parte utiliza como "baza" para lograr, en un caso una sentencia absolutoria, y en el otro una condenatoria.

"Eso hace que el asunto sea complicado de por sí", ha indicado Galve ante la disparidad de visiones que está presentando cada parte en base a las mismas pruebas, que ha añadido que "hay muchos matices, declaraciones y testigos". Aunque ha reconocido que es un tema "complicado", ha asegurado que "saldrá la sentencia que considere justa el tribunal".

Por otro lado, ha considerado que es "evidente" que se ha producido un juicio paralelo "que no debería de producirse", aunque "en otro muchos juicios en España, no solo en este, también hay juicios paralelos, antes incluso de que se hayan celebrado".

A preguntas de los periodistas, ha respondido que los medios de comunicación "se han comportado muy correctamente, por lo menos en el ámbito del Palacio de Justicia", ya que "han acatado todas las instrucciones que se les ha dado".

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.