TRIBUNALES

Las declaraciones policiales centran el juicio contra la 'manada' por la violación de los Sanfermines

Los testimonios más relevantes son aquellos que puedan aportar los policías que detuvieron a los cinco sevillanos, así como los que atendieron a la víctima.

Agentes de la Policía Foral en un encierro de San Fermín
Agentes de la Policía Foral en un encierro de San Fermín  

El juicio por la presunta violación en grupo de una joven madrileña en los sanfermines del año pasado entra este miércoles en su tercera sesión con el testimonio de varios policías, después de que en las dos primeras la acusación haya ratificado la agresión sexual y los cinco imputados se hayan declarado "inocentes".

Para este miércoles están llamados a testificar cuatro policías municipales de Pamplona y tres agentes de la Policía Foral.

Los hechos ocurrieron a las tres de la madrugada del 7 de julio de 2016 y fueron agentes locales los primeros en acudir al lugar donde una pareja encontró a la joven, de 18 años, y también quienes antes del encierro identificaron a los presuntos autores gracias a las cámaras instaladas en el recorrido de la carrera.

Los cinco jóvenes andaluces, que se hacen llamar "la manada", fueron arrestados minutos después por funcionarios de la Policía Foral cuando llegaron a la plaza de toros, de cuya seguridad es responsable el cuerpo autonómico, que también investigó el caso durante la instrucción.

El primer testigo está citado a las 10:00 de la mañana y el último a la una de la tarde.

Este pasado martes la joven madrileña, que llegó "tranquila" al Palacio de Justicia, testificó durante cerca de cuatro horas. Al contrario de lo que se había conocido hasta la fecha, la joven ha señalado que los acusados no la metieron a la fuerza en el portal, ya que iban cogidos de la mano y solo la "acompañaron".

Además, ha asegurado que no le taparon la boca ni le hicieron daño para llegar al rellano del portal donde presuntamente fue violada.
El tribunal admitió para su declaración el visionado de los vídeos que de los hechos grabaron los propios acusados, algo a lo que se opuso la Fiscalía, aunque finalmente estos no se vieron al no pedirlo ninguna de las partes.

Según dijo a los periodistas una de las defensas, no fue necesario solicitarlo porque con el testimonio de la chica todo había quedado "suficientemente claro".

Con una petición de la Fiscalía para cada uno de los cinco procesados de 22 años y 10 meses de prisión, el lunes en la primera sesión todos ellos se declararon inocentes de un delito continuado de agresión sexual y otro contra la intimidad, y solo uno admitió el robo del móvil de la joven. 

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.