TRIBUNALES

El Prenda y su 'manada' llegan a la Audiencia navarra: arranca el juicio por la violación grupal de los Sanfermines

A las 10.13, con varios minutos de retraso, ha dado comienzo el juicio que sienta en el banquillo a los cinco sevillanos acusados de la violación múltiple a una joven madrileña de 18 años en Pamplona.

El furgón policial que ha trasladado a El Prenda y su manada hasta la Audiencia de Pamplona. ÍÑIGO ALZUGARAY
El furgón policial que ha trasladado a El Prenda y su manada hasta la Audiencia de Pamplona. ÍÑIGO ALZUGARAY  

Con 13 minutos de retraso, el juicio a El Prenda y su 'manada' ha comenzado a las 10.13 horas de este lunes después de la llegada de los cinco acusados a la Audiencia de Navarra.

Sobre las 9.10 horas de esta mañana, Ángel Boza, Jesús Escudero, José Ángel Prenda, Alfonso Jesús Cabezuelo y  Antonio Manuel Escudero, los cinco acusados de la supuesta violación grupal de los Sanfermines de 2016; han accedido en furgones de la Policía Nacional al Palacio de Justicia a través de la puerta del garaje de la calle Monasterio de Irache.

A su llegada, multitud de periodistas, hay más de una treintena acreditados, se han agolpado en la puerta trasera para captar una de las imágenes de esta primera jornada ante la imposibilidad de obtener cualquier otro recurso gráfico en el interior de la sala.

Unos minutos más tarde, sobre las 9.15 horas, accedía, solo y con una maleta, al Palacio de Justicia el abogado de El Prenda y otros dos acusados, Agustín Martínez. Antes, se ha detenido brevemente ante los periodistas para asegurar que sus defendidos "se van a declarar inocentes".

Además, ha precisado que no iba a realizar declaraciones hasta que termine la primera jornada y "a partir de ahí ya explicaremos cuál va a ser nuestra postura en relación con los medios de comunicación"

Tras estas breves palabras a las puertas de la Audiencia de Pamplona, el abogado ha entrado al edificio dejando atrás a las cámaras que, finalmente, no han podido acceder ni siquiera a la sala de prensa habilitada.

Al parecer, la Policía Foral ha tomado esta decisión en el último momento confirmando ese 'blindaje' que va a caracterizar a todo este proceso judicial.

También, se ha conocido que los abogados de la defensa han solicitado que el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra queden fuera del proceso al no ser partes perjudicadas.

En cualquier caso, los cinco acusados ya están en la Audiencia navarra y han llegado procedentes de la prisión de Pamplona, en donde se encontraban durante estos últimos días ya que, dos de ellos, el guardia civil y el militar, han permanecido durante los pasados meses en la cárcel militar de Alcalá de Henares de Madrid.

Desde el furgón policial, El Prenda y sus amigos han sido trasladados hasta los calabozos y han accedido a la sala 102 por unas escaleras interiores para evitar su paso por el vestíbulo y que nadie pueda cruzarse con ellos.

Finalmente, los cinco inculpados se han declarado inocentes y la sección segunda no ha aceptado la petición de la Fiscalía para cambiar el orden de declaración y que la 'manada' hablase ante el juez este martes, por lo que mantiene su declaración para el próximo miércoles 22 de noviembre. Además, tanto el Ayuntamiento de Pamplona como el propio Gobierno de Navarra continuarán en el proceso judicial ejerciendo la acusación particular.

Por otra parte, tanto el Ayuntamiento de Pamplona como el propio Gobierno de Navarra continuarán en el proceso judicial ejerciendo la acusación particular. Esta petición llegaba por parte de la defensa de los acusados al entender que ambas instituciones no eran parte perjudicada de los hechos que ocurrieron en la madrugada del 6 al 7 de julio de 2016 en un portal de la calle Paulino Caballero.

La vista contra los cinco acusados de la supuesta violación de una joven madrileña de 18 años la madrugada del 7 de julio de 2016 en Pamplona arranca este lunes en el Palacio de Justicia con la tramitación de las cuestiones previas e interrogatorio preliminar a los procesados.

A los imputados, cinco sevillanos que se encuentran en prisión, se les imputan delitos de agresión sexual, robo violento y contra la intimidad, por los que la Fiscalía solicita 22 años de cárcel; el abogado de la víctima, 24 años, y las acusaciones populares del Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno Foral, 25 años. Las defensas, que sostienen que las relaciones fueron consentidas, piden la absolución.

En la primera sesión, que tendrá lugar este lunes, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Navarra, se les preguntará si reconocen o no todos o parte de los hechos. Además, en las cuestiones previas se verá la petición del abogado defensor de uno de los acusados de que se aparten del procedimiento las acusaciones populares.

El juicio continuará este martes con las declaraciones de la denunciante y dos testigos; el miércoles, con las declaraciones de cuatro agentes de la Policía Municipal de Pamplona y de tres agentes de la Policía Foral; el jueves, con declaraciones de ocho agentes de la Policía Municipal de Pamplona y tres testigos, y el viernes, con declaraciones de cuatro agentes de la Policía Foral, cuatro testigos y un policía municipal de Pamplona.

El lunes 20 y el martes 21 se presentarán las pruebas periciales; el día 22 se interrogará a los cinco acusados; el día 23 declararán los testigos propuestos por las defensas, y el día 24 concluirá el juicio con los informes finales y el derecho a la última palabra.

UNA AUDIENCIA BLINDADA

El juicio se desarrollará íntegramente a puerta cerrada en la denominada sala del jurado (la 102) para proteger "el derecho fundamental a la intimidad" de la denunciante, así como para salvaguardar a ella y a los cinco acusados de una "indeseada e indeseable exposición pública aireando aspectos relativos a su intimidad corporal y vida sexual" que pertenecen a la esfera personal, según ha decretado la Audiencia de Navarra.


Por tanto, ni familiares de los acusados, ni de la denunciante, ni el público en general, ni los medios de comunicación (hay una treintena acreditados) podrán acceder a la sala de vistas.

Así se han adoptado medidas excepcionales también para los pasillos y el vestíbulo de la sala de vistas 102 de la primera planta, donde durante dos semanas se desgajarán las declaraciones de implicados, testigos y peritos sobre los hechos acaecidos en la madrugada del 6 al 7 de julio de 2016 en un portal de la calle Paulino Caballero de Pamplona.

La Policía Foral va a custodiar los accesos al interior del Palacio y no se permitirá a ningún medio de comunicación entrar al edificio con cámaras de fotos o de televisión.

Está prohibido tomar cualquier imagen en los pasillos y se ha dado orden de ser especialmente estricto en este tema. Los periodistas tendrán habilitada la sala de prensa del edificio, ubicada en la misma planta de la sala donde se celebrará el juicio, si bien allí no habrá nada que les permita seguir la vista. Los abogados podrán hablar con la prensa, aunque muchos de ellos han mostrado su deseo de mantener poca comunicación con los medios durante las sesiones.

EL DESGARRADOR TESTIMONIO DE LOS HECHOS

Según el escrito de la acusación, los imputados taparon a la joven la boca, la rodearon, le bajaron su ropa interior y le obligaron a realizar felaciones a los cinco, y la penetraron, uno de ellos anal y vaginalmente, sin usar ninguno preservativo y "valiéndose de su superioridad física y numérica" y de la "imposibilidad" de la joven de "ejercer la más mínima resistencia".


Mientras todo esto ocurría, dos de ellos "de común acuerdo con el resto, pero sin el conocimiento ni consentimiento" de la chica, hicieron grabaciones de vídeo y fotografías con sus móviles, "con la intención de vulnerar la intimidad de la víctima y posteriormente mostrarlos, enviarlos y difundirlos a su grupo de amigos".

Cuando "se dieron por satisfechos" y antes de abandonar el lugar, según el escrito, se vistieron y se apoderaron del móvil de su víctima, con lo que se aseguraban de que "no pudiera solicitar auxilio".

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.