'CASO OSASUNA'

Los jugadores del Betis utilizaron un móvil 'falso' para acordar los supuestos amaños con Osasuna

La policía demuestra gracias al rastreo de las llamadas las constantes conversaciones entre los futbolistas del Betis implicados con Vizcay y Txuma Peralta.

Jordi Molina, Antonio Amaya y Jorge Molina, entrando en los juzgados de Pamplona. EFE
Jordi Molina, Antonio Amaya y Jorge Molina, entrando en los juzgados de Pamplona. EFE  

Los jugadores del Betis que pudieron participar en el supuesto amaño de dos partidos primados por Osasuna utilizaron un móvil falso (sin registro de titular) para mantener sus relaciones telefónicas con Vizcay y Txuma Peralta, ambos directivos de Osasuna. Según se desprende de un informe de la Policía Judicial, los jugadores del equipo verdiblanco se hicieron con un teléfono de la compañía Lebara (Vodafone) que activaron "con documentación fraudulenta" en un establecimiento donde no se comprobaron los datos para su activación. 

La puesta en marcha de este teléfono tuvo lugar justo en el periodo en el que se iban a celebrar los partidos que ahora se investigan: el Betis-Valladolid (11 de mayo de 2014) y el Osasuna-Betis (18 de mayo de 2014). 

Tanto Txuma Peralta como Ángel Luis Vizcay han coincidido en sus declaraciones ante el juez que era desde ese número de móvil desde donde los jugadores del Betis contactaban con ellos "para reclamarles parte de la deuda contraída por el amaño de los citados partidos investigados".

Según la Policía, el número en cuestión se utilizó en el periodo investigado para mantener comunicaciones con 11 terminales telefónicos distintos, resultando que 3 de ellos eran de Vizcay, Peralta y la agente falsa de Flefield Cristina Valencia. Otro de los teléfonos era de Antonio Amaya, jugador del Betis. Del resto de números analizados la policía  considera tres números relacionados con el mundo del fútbol (agentes, etc). 

Por este motivo, la policía considera que el teléfono "fue usado tanto para la negociación de los partidos como para la reclamación de la deuda contraída después con Osasuna".

En concreto, el juez que investiga el caso considera que importantes cantidades de dinero se destinaron a amaños: 250.000 euros a jugadores del Espanyol por empatar con Osasuna y 650.000 € a jugadores del Betis por dos partidos, 400.000 por ganar al Valladolid y 250.000 por dejarse perder con Osasuna.

El juez cree también que no hay evidencias de que se hubiera firmado un contrato entre Flefield Osasuna por importe de 1.440.000 euros, la supuesta tapadera del dinero con la que luego se compraban los partidos. De igual forma, el magistrado consideraba acreditado que el supuesto pago efectuado el 1 de junio de 2013 a los agentes inmobiliarios Cristina Valencia y Alberto Nolla por importe de 900.000 euros no llegó a realizarse nunca y que el recibo que recogía dicho presunto pago es, al igual que ocurre con el contrato y facturas de Flefield, falso y fue creado con el mismo fin que estos documentos.

En la causa principal están imputadas 27 personas, entre ellas los dos últimos expresidentes de Osasuna, los exmiembros de la Junta Gestora, el exgerente, exdirectivos, exempleados y exjugadores del club rojillo, así como futbolistas en activo pertenecientes a otros equipos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.