TRIBUNALES

Mata a su novia de un martillazo en la cabeza y arroja su cadáver a una alcantarilla: la Fiscalía le pide veinte años de cárcel

El compañero de piso también está acusado de un delito de encubrimiento por ayudar a deshacerse del cadáver.

Un martillo en una imagen de recurso. ARCHIVO.
Un martillo en una imagen de recurso. ARCHIVO.  

La Audiencia Provincial de Madrid juzga a partir de este lunes a un acusado de matar a su novia de un fuerte golpe en la cabeza con un martillo, hechos por los que la Fiscalía de Madrid solicita veinte años de cárcel.

En el banquillo se sentarán dos personas acusadas por diferentes delitos. Al primero, el Ministerio Público le atribuye un delito de asesinato y solicita veinte años de prisión, mientras que para el segundo pide un año de prisión por un delito de encubrimiento.

Según el fiscal, uno de ellos mantenía una relación sentimental con una mujer la cual vivía con sus padres; pero a partir de septiembre de 2011 comenzó a pasar las noches en el domicilio del acusado. En esa misma casa había otra habitación ocupada por el acusado por encubrimiento y su pareja.

Sobre las 03:00 horas de la madrugada del 25 de enero de 2012, el acusado tomó la decisión de acabar con la vida de su novia. Cogió entonces un martillo con mango de madera y cabeza cuadrada metálica y la atacó propinándole un fuerte martillazo en la parte de atrás de la cabeza, lo que le ocasionó una fractura craneal y, consecuentemente, la muerte instantánea.

Minutos después, el que mató a su novia despertó al compañero de piso, que estaba dormido en su habitación; le llevó a la cocina, le contó los hechos y le exigió con amenazas de represalias que le ayudara a deshacerse del cuerpo sin vida de la mujer.

De esta forma, los dos hombres sacaron el cadáver de la casa y lo introdujeron en la parte de atrás de un automóvil. Tras ello, el compañero de piso del hombre que asesinó a su novia recogió a su pareja y abandonaron el lugar por miedo.

Por su parte, el acusado de asesinar a su pareja se montó en el automóvil, condujo para alejarse de la casa y se deshizo del cuerpo inerte de la mujer al tirarlo a una alcantarilla.

En los días siguientes, vendió de manera precipitada y fraudulenta su coche por 1.300 euros y abandonó españa. El 27 de febrero de ese mismo año, operarios del Ayuntamiento de Madrid hallaron el cadáver de la mujer en la alcantarilla donde la había depositado.

A pesar de que el procesado ya no se encontraba en España y que desde el día de los hechos no había tenido contacto con él, y por tanto el miedo inicial había desaparecido, el otro acusado,no se presentó ante la Policía ni el Juzgado para informar de lo ocurrido hasta que el 29 de febrero tanto él como su compañera sentimental narraron al Grupo de Homicidios todo lo sucedido.

Tras la confesión, el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer nº 5 de Madrid abrió diligencias previas y acordó el correspondiente auto de busca, captura y detención internacional.

El acusado fue localizado en República Dominicana y su Corte Suprema resolvió, en fecha de 8 de junio de 2015, su extradición a España donde se encuentra en una situación procesal de prisión provisional.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.