TRIBUNALES

El juicio en Pamplona contra el 'Prenda' y sus amigos por la violación grupal de los Sanfermines ya tiene fecha definitiva

La joven de Madrid tendrá que acudir de forma "presencial" a testificar, aunque se evitará el contacto visual con los agresores llevándolos a otra sala de la Audiencia.

De izquierda a derecha Ángel Boza Florido, Jesús Escudero Domínguez, José Ángel Prenda Martínez, el militar Alfonso Jesús Cabezuelo Entrena y  Antonio Manuel Escudero Domínguez.
De izquierda a derecha Ángel Boza Florido, Jesús Escudero Domínguez, José Ángel Prenda Martínez, el militar Alfonso Jesús Cabezuelo Entrena y Antonio Manuel Escudero Domínguez.  

El juicio contra los cinco acusados por la supuesta violación de una joven madrileña de 18 años la madrugada del 7 de julio de 2016 en Pamplona comenzará el 13 de noviembre a las 10 horas.

En la resolución, contra la que no cabe recurso, la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra, el tribunal que va a juzgar el asunto, rechaza la pretensión formulada por el Ministerio Fiscal, la acusación particular y las acciones populares –Gobierno de Navarra y Ayuntamiento de Pamplona– de que la declaración testifical de la denunciante se practique mediante la utilización de medios técnicos que hagan innecesaria su presencia en la sala de vistas, una petición a la que se oponían los inculpados.

A este respecto, el tribunal, ponderando los intereses en conflicto, estima prevalente su declaración “presencial”. Según argumenta, la finalidad de protección latente en la medida que se pretende puede ser alcanzada con el establecimiento de otras medidas menos gravosas.

De este modo, para evitar el contacto visual entre la denunciante y los procesados durante su declaración, el tribunal sentenciador ha acordado que estos sigan el desarrollo del interrogatorio “desde otra sala y mediante videoconferencia, garantizando la adecuada comunicación con sus letrados siempre que fuera necesaria”.

En el auto, los tres magistrados han rechazado incorporar como prueba todo el material que guarde relación con el contenido extraído de los móviles de los procesados, salvo los archivos y contenidos generados en esos teléfonos el mismo 7 de julio de 2016 hasta el momento en que esos terminales fueron incautados por la policía con motivo de sus detenciones.

“En consecuencia, no se admite prueba alguna que guarde relación con el contenido que se rechaza o con las diligencias derivadas y/o practicadas en relación con el material excluido”, recalca el tribunal, que añade que el material probatorio excluido no guarda relación con los hechos que son objeto de enjuiciamiento, por lo que carece en consecuencia de pertinencia.

El juicio, según apuntó recientemente el Tribunal Superior de Justicia de Navarra, se espera que sea largo "por el número de testigos", de manera que, "aunque probablemente no llegue al mes, se podría prolongar alrededor de tres semanas".

Según el escrito de la acusación, los imputados A.M.G.E., J.E.D., J.A.P.M., A.J.C.E. y A.B.F. taparon a la joven la boca, le rodearon, le bajaron su ropa interior y le obligaron a realizar felaciones a los cinco, y le penetraron, uno de ellos anal y vaginalmente, sin usar ninguno preservativo y "valiéndose de su superioridad física y numérica" y de la "imposibilidad" de la joven de "ejercer la más mínima resistencia".

Mientras todo esto ocurría, dos de ellos "de común acuerdo con el resto de los acusados, pero sin el conocimiento ni consentimiento" de la chica, realizaron grabaciones de vídeo y fotografías con sus teléfonos móviles, "con la intención de vulnerar la intimidad de la víctima y posteriormente mostrarlos, enviarlos y difundirlos a su grupo de amigos".

Cuando "se dieron por satisfechos" y antes de abandonar el lugar, según el escrito, se vistieron y se apoderaron del móvil de su víctima, con lo que se aseguraban de que "no pudiera solicitar auxilio".

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.