TRIBUNALES

El juicio del macabro asesinato de la peregrina en León: una sierra encontrada en la vivienda del asesino confeso tenía sangre

Un agente que participó en la reconstrucción de los hechos también ha explicado que fue el acusado "quien dirigía a la policía".

El hacha encontrada en la vivienda del asesino confeso de la peregrina dio positivo en sangre.
El hacha encontrada en la vivienda del asesino confeso de la peregrina dio positivo en sangre.  

El segundo turno de interrogatorios de esta tercera jornada del juicio por el asesinato de la peregrina Denise Pikka en León ha comenzado con el testimonio, vía conferencia, con uno de agentes de la Policía Científica que participa en el registro de la vivienda del presunto asesino, Miguel Ángel Muñoz Blas, asegura que un primer análisis químico de una sierra recogida en su domicilio dio un resultado positivo en cuanto a presencia de sangre.

Sin embargo, el agente ha asegurado que no se detectó presencia de sangre en ningún otro instrumento de la vivienda, ni tampoco en el raspado de la pared que se realizó.

El agente también estuvo presente en el momento del levantamiento del cadáver, que ha asegurado que se encontraba en "avanzado estado de descomposición y semienterrado" y que para alguien que no esté habituado a ese tipo de escenarios "podría pensar que se trataba de un animal del campo".

Asimismo, el agente ha asegurado que el cadáver estaba desnudo y que no fue hasta el momento de practicar la autopsia cuando se apreció que el cuerpo carecía de ambas manos.

EL ACUSADO "DIRIGÍA A LA POLICÍA" EN LA RECONSTRUCCIÓN

Además, otro agente que participó en la reconstrucción de los hechos ha explicado que fue él "quien dirigía a la policía".

Según el policía, la reconstrucción partió de la vivienda del acusado y fue el mismo el que guió a la policía por la zona mientras relataba los hechos que en aquel momento había confesado haber realizado.

Así, en un primer momento, Muñoz Blas indicó la zona donde presuntamente agredió a la víctima, para continuar con la zona en la que la enterró en primer lugar y de donde la trasladó al lugar en el que finalmente apareció.

Sin embargo, en cuanto al lugar de enterramiento de las manos amputadas a la peregrina, el acusado acotó una zona muy amplia, donde la policía nunca llegó a encontrarlas.

 

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.