TRIBUNALES

La joven que sufrió abusos tras echarle droga en la bebida en Estella: "Sólo quiero que me diga si me hizo algo"  

El análisis de sangre demostró que había GHB, una droga que anula la voluntad, aunque en una cantidad muy pequeña en sangre.

Imagen cenital de un grupo de personas bailando en una discoteca ARCHIVO
Imagen cenital de un grupo de personas bailando en una discoteca ARCHIVO  

El joven de 28 años acusado de abusar sexualmente de una joven de 19 años, ambos de nacionalidad ecuatoriana, en fiestas de Estella ha sido juzgado este jueves 2 de febrero en Pamplona. La fiscalía solicita para el acusado 2 años de prisión y 1.000 euros de indemnización para la víctima por masturbarse junto a la víctima.

La falta de pruebas ha hecho que no se pueda acusar al joven de echar droga en la bebida de la víctima ya que nadie de los presentes, ni el primo de la víctima ha podido acreditar que diese ninguna bebida a la joven, que sí había bebido de vasos de otras cuadrillas del local en el que se encontraban.

La víctima ha reconocido durante la vista que había bebido una botella de vodka entre 3 amigas, algún cubata, un chupito y un porro entre tres personas por lo que la defensa ha señalado que la amnesia que alega podría deberse a la gran cantidad de alcohol ingerida y no necesariamente a la droga que estaba en muy baja proporción en su organismo.

La joven ha reconocido haber mentido en su primera declaración en la que dijo que no conocía al joven con el que despertó en la mañana de 3 de agosto de 2014 en Estella ya que era amigo y compañero de equipo de su novio que en el momento de los hechos se encontraba en Ecuador, por lo que se encontraba muy disgustada, según ha alegado.

La joven ha señalado que no recordaba nada desde el momento en el que estaba en la discoteca y estaba con los amigos del equipo de su novio hasta la mañana siguiente. Al despertar la joven descubrió que tenía manchas de semen en el cuello y la blusa y fue con su madre al médico por lo que hubiera podido pasar la noche anterior ya que no recordaba nada.

El análisis de sangre demostró que había GHB, una droga que anula la voluntad, aunque en una cantidad muy pequeña 0,06 miligramos en sangre.

El acusado por su parte ha señalado que él también había bebido "hacía las 5 estaba ya bebido, bastante mal" ha señalado. Había salido con los amigos para despejarse ya que atravesaba un momento muy duro en el que se había separado de su mujer después de 7 años de matrimonio y una hija en común. Ha señalado que fue la joven la que le dijo que no tenía dónde dormir porque iba a dormir en casa de una amiga con la que había discutido.

Fueron a casa del joven, abrazados según la versión de él, y en casa comenzaron a besarse y intimar más. Cuando el hombre se desnudó, la joven dijo que no quería nada más y se durmió. El joven ha declarado ante el juez: "Se quedó dormida de lo borracha que estaba".

Fue entonces cuando el acusado se masturbó, manchando a la joven aunque ha alegado que solo fue por aliviar su estado de excitación, que "ni la tocó, ni la miró" y que cuando se dio cuenta de que le había manchado el cuello y la camisa le limpió.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.