TRIBUNALES

Atropelló mortalmente a un joven en Pamplona y huyó del lugar de los hechos: "Pensaba que era un bordillo"

Ocurrió de madrugada junto a un bar de San Juan en septiembre de 2015 y la familia del fallecido, Emilio Rekalde, pide 8 años de prisión. 

El joven acusado por la muerte de Emilio Rekalde durante el juicio celebrado este jueves en Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
El joven acusado por la muerte de Emilio Rekalde durante el juicio celebrado este jueves en Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY  

El conductor del coche que atropelló mortalmente a un joven en Pamplona y huyó del lugar de los hechos en plena madrugada en una zona de bares de San Juan en 2015 ha declarado en el juicio que pensó que había topado con un bordillo y que se marchó del lugar por miedo a pelearse con otros jóvenes. 

Emilio Rekalde Proaño, de 21 años, falleció como consecuencia del atropello a la salida de un pub en la calle Travesía del Monasterio de Belate. El conductor, de 24 años, fue detenido por la Policía Municipal de Pamplona en su domicilio de Burlada horas después de los hechos, ocurridos el 27 de septiembre de 2015.

La familia del fallecido, natural de Ecuador y que estudiaba en Pamplona Comunicación y Relaciones Públicas, ha pedido 8 años de cárcel por un delito de homicidio imprudente, la fiscalía rebaja la pena hasta los 5 años y la defensa ha solicitado que el caso quede en una multa. Además del delito de homicidio, la familia y la fiscalía aplican el delito de omisión de socorro al no pararse en el lugar para auxiliar a la víctima. La fiscalía ha solicitado una indemnización de 125.000 euros para los padres de Emilio Rekalde y 20.000 euros para su hermana pequeña.

Las partes han coincidido en que el acusado atravesó con su coche de manera longitudinal, desde las rodillas hasta la cabeza, al joven con la rueda delantera derecha del vehículo provocándole unas heridas de extrema gravedad por las que murió horas después en el hospital.

UNA NOCHE DE FIESTA QUE SE CONVIRTIÓ EN TRAGEDIA

Emilio Rekalde y el acusado estaban de fiesta por separado en el pub Valentino la noche del sábado 26 de septiembre. Cada uno de ellos estaba con su pareja y amigos.

Hacia las 4 de la madrugada el pub cerró y todos los jóvenes salieron a la calle. La víctima y su novia llevaban un rato hablando fuera.

Por su parte, el acusado había estado con su pareja en la despedida de unos compañeros del trabajo, su novia estaba cansada y no iban a seguir de fiesta así que se despidieron y se fueron al coche, aparcado a escasos tres metros de la puerta del local.

El coche estaba a una distancia de 5 metros de Rekalde, aunque todos los testigos han coincidido que en la calle, tanto en la calzada como en la acera, había mucha gente.

DOS JÓVENES SENTADOS EN EL CAPÓ DEL COCHE

Al despedirse del grupo de amigos, el acusado vio que había dos jóvenes sentados en el capó de su coche, eran amigos de Emilio Rekalde. Durante el juicio, uno de los jóvenes sentados en el capó ha reconocido un enfrentamiento con el acusado que se quedó en un cruce de bocinazos y gestos obscenos por decirles que se quitasen del coche.

La cosa no fue a más, después de darle a la bocina y acelerar sonoramente en vacío los chicos se apartaron y el acusado sacó el coche. Segundos más tarde atropelló a Emilio Rekalde, que hablaba con su novia.

"EL PELIGRO SE QUEDA EN PAMPLONA"

Uno de los momentos más emotivos en el juicio por la muerte del universitario Emilio Rekalde en ha sido la declaración de su padre Mauricio: "En el hospital aún teníamos la esperanza de llevarle a casa".

En cuanto a la carta que les envió el acusado de la muerte de su hijo pidiéndoles perdón ha dicho que no quiere saber nada ni conocer al chico aunque no sienten odio hacia él porque "odiarle no les va a devolver a Emilio".

El padre de Rekalde ha tenido unas palabras sobre los antecedentes del acusado " Hace años le dio con un casco a un hombre en la boca, después le pasó el coche por encima a mi hijo... Yo me voy, sus amigos [de Emilio] también" y ha señalado que espera " que se haga justicia "por los pamplonicas que se quedan aquí", "Nosotros nos vamos, el peligro se queda en Pamplona".

El acusado había estado envuelto en un caso anterior en el que agredió a un hombre en la cara con el casco de la moto por el que ya fue condenado en una sentencia de conformidad.

¿POR QUÉ NO VIO A EMILIO?

La fiscal y la acusación han coincidido en que el acusado atropelló mortalmente a Emilio Rekalde porque no puso ninguna atención ni cuidado pese a la cantidad de personas que había y que sabía que había atropellado a una persona y no "un bordillo" como ha dicho el acusado.

Los letrados de la defensa han defendido que Rekalde estaba agachado o inclinado, una forma de explicar que el acusado no pudiese ver que el joven estaba en la calzada.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
x