TRIBUNALES

Nueve meses de cárcel para un padre y sus dos hijos por matar aves ilegalmente utilizando trampas en una finca de Lodosa

Los condenados las capturaban y sacrificaban con un sistema de piedras para luego esconderlas en cámaras frigoríficas de las naves de la explotación.

Un pájaro se posa sobre unas cadenas. ARCHIVO
Un pájaro se posa sobre unas cadenas. ARCHIVO  

Un padre y sus dos hijos ha sido condenados por el Juzgado nº 2 de lo Penal de Pamplona a 9 meses de prisión por un delito relacionado con la protección de la fauna, al haber empleado instrumentos de caza no selectiva con los que mató indiscriminadamente a una multitud de aves en Lodosa.

Los acusados, J.M.L y sus hijos S.M.C y J.M.E, todos ellos mayores de edad, eran responsables de la explotación de una finca agrícola y ganadera de la citada localidad, ubicada en el paraje 'Los Cabezos'. En el lugar, los acusados cultivaban pimientos, espárragos y alcachofas y poseían, además, ganado caprino, ovino y de diversos tipos de aves. 

Los hechos que motivaron esta caza no permitida son las migraciones que las malvices efectúan en octubre y que dañan la explotación de las cosechas. Los implicados establecieron sin la debida autorización varias trampas ocultas entre matorrales que ellos mismos creaban, además de reclamos electrónicos con el sonido de la malviz o zorzal para hacer más efectiva la captación de las aves. 

Gracias a este sistema lograron capturar a una multitud de aves a las que sacrificaban con un sistema de piedras y que luego escondían en cámaras frigoríficas de las naves de la finca. 

Dicha actividad tocó fin cuando, durante la noche del 28 al 29 de octubre de 2013, los agentes de la Brigada de Protección Medioambiental de la Policía Foral detectaron las instalaciones trampa con los reclamos funcionando y, al ver una malviz atrapada, iniciaron una investigación.

Así, durante la mañana del día 29, los agentes intervinieron y dieron con S.M.C, que confesó haber colocado las trampas para cazar gorriones. Después J.M.E y el padre J.M.L confirmaron lo mismo.

SE HACÍA EL DESPISTADO PARA HACER DESAPARECER A LAS MALVICES

Según los hechos probados, con la confesión de los implicados, procedieron a inspeccionar las trampas y las naves, proceso que se vio obstruido por los implicados, ya que mientras S.M.C permanecía junto a los agentes, J.M.L se paseaba por el lugar haciéndose el despistado y simulando ser un trabajador más, para acceder a las naves y hacer desaparecer los cuerpos de las malvices.

Sin embargo, los agentes dieron con las cámaras frigoríficas y, aunque los tres acusados trataron de negarlo en el juicio, las pruebas han sido concluyentes y han sido condenados por el juez.

Por ello, el juez ha condenado a los tres autores por un delito a la proteción de la fauna, en la modalidad de empleo para la caza de instrumentos o artes de eficacia no selectiva. A uno de ellos le ha impuesto una pena de 9 meses de prisión, además de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo e inhabilitación para el ejercicio de caza durante 1 año y 6 meses. 

Además, los implicados deberán indemnizar a la Comunidad Foral de Navarra y pagar las costas procesales. Cabe recurso para este fallo.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.