TRIBUNALES

Condenado a una multa el hombre que dio un "tortazo" a un vecino de Pamplona que sufrió graves secuelas mentales

Las partes han llegado a un acuerdo después de que el hombre reconociese los hechos de los que se le acusaba.

Sanitario en una sala de un hospital. FLICKR
Sanitario en una sala de un hospital. FLICKR  

El hombre acusado de 'dar un tortazo' a un vecino de Pamplona tras el que cayó al suelo sufriendo una fractura craneal ha sido condenado este miércoles 17 de mayo por un delito de lesiones a una multa de 2.160 euros y a indemnizar a la víctimas con 65.000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Las partes han llegado a un acuerdo después de que el hombre reconociese los hechos de los que se le acusaba.

La Sala ha considerado que no pudo prever las graves consecuencias que se sucedieron del tortazo que le dio a la víctima y es por ello que la Fiscal ha solicitado cambiar la calificación del delito de lesiones por imprudencia grave a un delito de lesiones por imprudencia menos grave.

El hombre ya fue condenado a 3 meses de  prisión por otro delito de lesiones en 2012 y la Fiscal inicialmente par el agresor una pena de 4 años de prisión además de 230.000 euros de indemnización por las lesiones y las graves secuelas que le han quedado a la víctima.

ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE

Los hechos tuvieron lugar el 30 de junio de 2013 a las 16.00 horas cuando dos mujeres comenzaron una discusión en la calle San Francisco del Casco Antiguo porque una había insultado a la otra. La víctima se acercó a ellas y, "para separarlas", agarró del pelo a una. El novio de la mujer a la que agarró del pelo, al ver lo sucedido, se acercó a ellos y le dio un tortazo en la cara al hombre que cayó al suelo y quedó inconsciente.

El hombre fue trasladado al hospital con graves daños cerebrales tras sufrir una fractura del cráneo. La víctima además arrojó una tasa de alcohol en sangre próxima al coma etílico, 3,5 gramos por litro de sangre (se considera coma etílico a partir de 4 g/litro). El hombre tuvo que luchar por su vida durante semanas en la UCI.

Después de varios meses pudo abandonar el hospital para ser trasladado a centro especial ya que no podía valerse por sí mismo. Perdió capacidades mentales hasta el punto de ver mermada su capacidad de habla, comprensión, memoria, lectura y también de movilidad, precisando asistencia para las actividades del día a día. Tras año y medio de rehabilitación, a finales de 2014, consiguió valerse por sí mismo para recados sencillos y salir solo a la calle.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.